01 nov 2020

Ir a contenido

LA FINALIZACIÓN DE LA BASÍLICA DE GAUDÍ

Barcelona inicia un debate sobre la conclusión de la Sagrada Família

El consistorio crea una mesa en la que se sentarán vecinos, entidades y el templo

Sanz afirma que ha llegado la hora de determinar "el encaje" de la basílica en la ciudad

Toni Sust

La Sagrada Família, vista desde el otro lado de las comunidades afectadas por el proyecto original, situadas en la calle de Mallorca.

La Sagrada Família, vista desde el otro lado de las comunidades afectadas por el proyecto original, situadas en la calle de Mallorca. / DANNY CAMINAL

El Ayuntamiento de Barcelona se da un año para debatir con los responsables de la Sagrada Família, los vecinos y los comerciantes de la zona y entidades varias cómo afrontar la conclusión de las obras del templo y su “encaje” en la ciudad. Así lo han anunciado este jueves la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, y el concejal del Eixample, Jordi Martí, antes del primer encuentro de este foro.

Según Sanz y Martí, el consistorio inicia el debate partiendo de cuatro premisas: la defensa del derecho a la vivienda, la necesidad de reducir el impacto del turismo en la zona, la necesidad de más equipamientos y zonas verdes y el enfoque del punto final a las obras del templo, que se iniciaron en 1882.

De fondo, la cuestión más abierta es cómo acabaran esas obras en la parte que da a la calle de Mallorca. En los acuerdos que la Sagrada Família cerró con el gobierno de Ada Colau, que le concedió una licencia de obras en el mandato anterior después de 130 años de trabajar sin ella, está contemplado un voladizo previsto sobre la acera de Mallorca, lado montaña. Es decir, que no alcanza a la calzada, encima de la cual está prevista una escalera. Al otro lado, varias comunidades de vecinos están afectadas, según el proyecto original. El asunto relevante es, así, si esos vecinos se verán desalojados o si la hoja de ruta de la junta constructora se modificará, buscando una solución que genere menos conflicto.

Un espacio para los ‘escoltes’

Las reuniones tendrán lugar durante los próximos meses, hasta noviembre próximo. En diciembre se deberá llegar a las conclusiones. Y en principio entre ellas debe de destacar el futuro que tendrá la parte que da a la calle de Mallorca y de los pisos de los vecinos que contemplan la basílica a unos metros.

En la reunión se ha informado de la cesión por parte de la Sagrada Família de un espacio provisional de 200 metros cuadrados en el número 424 de la calle de Mallorca al Agrupament Escolta Antoni Gaudí, desalojado del interior del templo porque en la zona en la que estaba, y en la que había residido Gaudí, se dedicará a recordar su figura.