02 jun 2020

Ir a contenido

SERVEI METEOROLÒGIC DE CATALUNYA

Barcelona vive el febrero más cálido en un siglo

El Observatorio Fabra registra una temperatura media de 12,7 grados, la más alta en los 107 años de la serie

El Periódico

Barcelona el pasado 1 de febrero, cuando se inició el primer episodio de calor del mes.

Barcelona el pasado 1 de febrero, cuando se inició el primer episodio de calor del mes. / MANU MITRU

Barcelona ha vivido el mes de febrero más caluroso en un siglo. Para ser exactos, en los 107 años que lleva midiendo ese dato. El Observatori Fabra detectó durante el mes pasado una temperatura media de 12,7 grados, la más elevada en un mes de febrero desde que empezó a anotar ese dato, en 1913. La segunda marca en esta competición se la lleva febrero de 1990, cuando el termómetro del Observatori Fabra alcanzó 12,5 grados de media durante esos 30 días. Hay que tener en cuenta que el observatorio está situado a 411 metros de altura, en Collserola, y suele reflejar temperaturas más frías que las del centro de Barcelona en invierno y más cálidas en verano.

Las altas temperaturas y los récords no han sido exclusivas de Barcelona: el Observatori de l’Ebre, situado en Roquetes (Baix Ebre), que tiene datos desde 1905, registró una media de 14,6 grados, la temperatura más alta después de los 14,7 grados de febrero de 1937, en plena guerra civil.

“Excepcionalmente cálido”

Según un comunicado del Servei Meteorològic de Catalunya, Barcelona ha vivido un febrero “excepcionalmente cálido”, pero no solo el más caluroso en cuanto a temperatura media. También se ha roto el anterior récord de día más caluroso, con los 22,4 grados que marcó el termómetro en el Observatori Fabra el pasado 3 de febrero. Una marca que relegó a la segunda posición de la lista al 22 de febrero del 2019, con una máxima de 22,2 grados.

El récord llegó durante la segunda jornada del primer episodio de calor de febrero, que tuvo lugar entre el 1 y el 4 del mes. El mismo 3 de febrero el calor rompió otra marca histórica en Barcelona: se detectó que para encontrar una temperatura de cero grados (la isoterma de los 0 grados) había que ascender hasta 4.139 metros, superando los 4.093 metros del 2 de febrero del 2016. Hubo un segundo episodio de calor entre el 10 y el 11 de febrero, noche en la que a unos 1.500 metros de altura la temperatura era de 10,8 grados, ocho por encima de la media pero considerablemente por debajo de los 13,6 grados que se registraron en el mismo la madrugada del 3 de febrero.

Además de muy caluroso, febrero ha sido un mes muy seco, con lluvia escasa en Barcelona y en toda Catalunya, con la excepción de zonas altas del Pirineo occidental, en el sur del Maresme y el Vallès Oriental, donde, siempre según el Servei Meteorològic de Catalunya, ha sido seco.