02 abr 2020

Ir a contenido

PULSO A LA MOVILIDAD COMPARTIDA

Los operadores de 'motosharing' se indignan con el reparto de licencias

Cooltra alerta de la llegada de empresas especuladoras a la movilidad de BCN

Seat (Respiro) deberá 'alquilar' sus motos a Acciona hasta tener listas las suyas

Mar Sellés / Xavier Pérez

Motos de eCooltra. 

Motos de eCooltra.  / JOAN CORTADELLAS

El pulso que el Ajuntament de Barcelona le ha echado a la movilidad compartida no ha hecho más que empezar. Con la adjudicación ‘salomónica’ de 6.958 licencias de motosharing entre las 21 empresas (331 escúteres por cada una) que se presentaron a la licitación, no solo se ha abierto la ‘caja de Pandora’, sino que ha puesto en pie de guerra a los operadores que prestan hoy en Barcelona este servicio de movilidad. « Hemos pasado de la sorpresa a la indignación», apuntan varios de los cinco proveedores actuales (Cooltra, Acciona, Yego, Scoot y Movo). 

Cooltra, pioneros en el servicio de motosharing en Barcelona, ha mostrado su indignación por la maniobra de licitación del Ajuntament. Oriol Marimon-Clos, CEO de la compañía, considera que «deben dar algún tipo de explicación sobre cómo han actuado. Era previsible que entraran más empresas en el concurso, pero nunca tantas, ni ellos mismos se lo esperaban, sobre todo porque muchas de ellas no disponen de experiencia ni de conocimiento del sector para estar presentes. Pensamos que de no hacer algo, ésto se puede convertir en una especulación de compraventa licencias encubierta entre algunas de las empresas. No queremos que pase como con los patinetes en Madrid donde se presentaron desde despachos de abogados a especuladores que no han prestado el servicio finalmente». El hecho de disponer de solo 331 vehículos adjudicados inicialmente redundará en un mal servicio. «Con este número de vehículos no se puede ofrecer un servicio de calidad para el cliente ni ser un negocio rentable», añade el CEO de Cooltra que actualmente tiene una oferta de 2.300 escúteres.

Desde Yego, otra de las operadoras en Barcelona (con 1.000 motos en la calle) coinciden en los riesgos. Tim Ougeot, COO de la empres, recela de la entrada «de empresas especuladoras que nunca han trabajado en el sector y que pueden hacer peligrar el motosharing en Barcelona. Parece un montaje fraudulento», señala.

Todos los operadores consultados por EL PERIÓDICO coinciden en apuntar que otro de los puntos clave en este conflicto es la ausencia de garantías de prestación de servicio en la licitación abierta por el ayuntamiento. En el caso que alguna de las 21 empresas que se han presentado no cumpla con las condiciones o, mucho peor, abandone la ciudad, no hay prevista ninguna medida compensatoria ni ninguna penalización por incumplimiento de servicio. Todo ello, creen, redunda «en una mala calidad en la oferta para el ciudadano». Insisten, además «que no somos un competidor para el transporte público, todo lo contrario, somos un complemento».

Seat, por su parte, va a entrar en el motosharing a través de su filial de movilidad Respiro, y anunciará el martes en el salón del automóvil de Ginebra sus planes. Esa propuesta incluye un servicio con motos propias (desarrolladas por la empresa Silence), pero al no estar listos los vehículos deberán alquilarlas a otro operador como Acciona, que emplea el mismo proveedor, Silence, en sus motocicletas. «Seat tiene un firme compromiso con Barcelona y con el desarrollo de una movilidad urbana más eficiente y sostenible. En este sentido, la movilidad compartida es una de las soluciones más demandadas de los grandes núcleos urbanos, especialmente en Barcelona, la ciudad europea con más motocicletas por habitante», admiten desde Seat.