05 abr 2020

Ir a contenido

Accidente en Barcelona

El joven que se mató en las obras de Glòries de Barcelona era un universitario de la UPF

La víctima, un ibicenco de 20 años, accedió al recinto y cayó a un pozo de 10 metros

El Periódico

El lugar del accidente en el que murió un joven tras acer a 10 metros de profundidad.

El lugar del accidente en el que murió un joven tras acer a 10 metros de profundidad. / LUIS BENAVIDES

El joven que se mató al caer a un pozo de unas obras de la plaza de las Glòries de Barcelona era un estudiante de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), según ha adelantado 'Diario de Ibiza',  y ha confirmado la universidad a través de sus redes sociales. “La comunidad de la UPF lamenta profundamente la tráfica muerte del estudiante de la universidad que el pasado fin de semana se accidentó en la zona de las Glòries”, han tuiteado. 

La víctima, natural de Sant Antoni (Ibiza), llevaba dos años en Barcelona y cursaba segundo de carrera.  El cuerpo del joven, de 20 años, fue encontrado el lunes por la mañana por los trabajadores de las obras del túnel de Glòries. El siniestro tuvo lugar exactamente en la calle de Ciutat de Granada con Gran Via de les Corts Catalanes. En ese punto se está construyendo una de las salidas de emergencia del túnel.

El accidente tuvo lugar la madrugada del sábado al domingo, según informan fuentes de los Mossos d'Esquadra. El lunes, en cuanto apareció el cuerpo del joven, la policía autonómica activó todos sus recursos para aclarar qué pasó. Los agentes encargados de la investigación descartaron rápidamente que se tratara de una muerte violenta, tras una hipotética pelea, o un accidente por una señalización deficiente del área. La cámara de seguridad instalada en las obras captó el momento en el que saltó la valla y entró voluntariamente en las obras. Al acceder se precipitó por un pozo de unos 10 metros de profundidad. 

El lugar del accidente / LUIS BENAVIDES

El portavoz de urbanismo de la Associació de Veïns del Clot-Camp del Arpa, Miquel Catasús, ha explicado este diario que no tenían constancia de ninguna queja sobre la seguridad de las obras en la plaza. “Aparentemente las obras están correctamente cercadas, pero tampoco nos hemos dedicado a comprobarlo”, ha añadido el representante vecinal. El vicepresidente de la Associació de Veïns de Fort Pienc, Jordi Casanovas, asegura que tampoco han recibido ningún tipo de comentario sobre la seguridad de las obras. “Tenemos entendido que siempre hay un vigilante, pero la obra es muy extensa. Aunque hay una valla en todo el perímetro, si uno se lo propone puede saltarla”, ha subrayado el vicepresidente.