unos 11.000 vehículos

31 empresas se reparten las licencias de bicis y motos compartidas en BCN

Las adjudicatarias deberán demostrar en los próximos días que cumplen con todos los requisitos fijados por la regulación municipal

’Motosharing’ y bicis en Barcelona.

’Motosharing’ y bicis en Barcelona. / Ricard Cugat

Se lee en minutos

Luis Benavides

El Ayuntamiento de Barcelona ha adjudicado hoy 6.958 licencias para motocicletas y ciclomotores eléctricos y 3.975 para bicis de uso compartido entre las 21 empresas de "motosharing" y 10 de "bicisharing". Las adjudicatarias deberán pagar una tasa municipal de 71,51 euros anuales y por vehículo.

Las empresas adjudicatarias de este servicio disponen a partir de ahora de 10 días hábiles para demostrar que cumplen los requisitos establecidos en la regulación municipal de esta actividad. Una vez verificados, se otorgarán las licencias definitivas con una vigencia inicial de 3 años y tendrán entonces un mes para desplegar sus flotas.

El reparto ha sido equitativo, según el consistorio. La cifra global de licencias se ha dividido entre el número de solicitantes que han sido admitidos y que cumplían los requisitos. Así, en el caso de motos compartidas, el ayuntamiento ha adjudicado a cada empresa 331 licencias, y en el de las bicicletas compartidas, 419 para todas las empresas candidatas excepto para Yego que solo solicitó 200. Las licencias sobrantes se sortearon.

Los vehículos con licencia, que deberán disponer de un número de identificación único y visible, también deberán estar cubiertos con seguros de responsabilidad civil para cubrir los daños que se puedan ocasionar a terceras personas y al dominio público.

Noticias relacionadas

Entre las obligaciones principales de las empresas, tanto de bicis como de motos,  figuran la geolocalización de todos los vehículos en tiempo real, la reubicación de los vehículos mal estacionados en un máximo de 24 horas, garantizar el aparcamiento en las U invertidas del ayuntamiento (en el caso de las bicis) y no concentrar más del 50% de la flota a la zona centro (Ciutat Vella, Eixample y parte de Gràcia) por un periodo superior a dos horas. El incumplimiento por parte de las empresas puede comportar la retirada de estas licencias.  

Los operadores de ‘motosharing’ también deberán adherirse a un Código de Buenas Prácticas y estarán obligadas a  difundir entre sus usuarios ese decálogo de buenas prácticas elaborado conjuntamente con el consistorio. Entre las conductas que pueden suponer la expulsión del servicio durante un tiempo todavía indefinido figuran conducir con una tasa de alcohol superior a la permitida, conducir bajo la influencia de drogas, conducir de manera temeraria o imprudente o permitir el uso del vehículo a una persona diferente a la registrada