10 jul 2020

Ir a contenido

agenda 2020-2030

El nuevo plan económico de Barcelona resucita el hambre de "crecimiento" y "ambición"

Las medidas presentadas por Collboni marcan un punto y aparte respecto al primer mandato de Colau

Se prometen 103.000 empleos en 10 años en los sectores digital y verde, y una agencia de captación de inversiones

Patricia Castán

Jaume Collboni, durante su intervención en el Cercle d’Economia.

Jaume Collboni, durante su intervención en el Cercle d’Economia. / JOAN CORTADELLAS

Si una piedra incomodó el zapato de la alcaldesa Colau en su primer mandato, fue su política (o más bien la no política) económica de Barcelona, que le supuso diversas crisis con los sectores implicados. En este nuevo mandato, la alianza de gobierno con el socialista Jaume Collboni apuntó desde este verano hacia a un cambio de rumbo en esta área, al designarlo primer teniente de alcalde, al frente de Economía, Trabajo, Competitividad y Hacienda. Pero ha sido hoy miércoles, con la presentación de la contundente "nueva agenda económica para Barcelona", cuando se ha constatado el viraje: Collboni se ha comprometido a devolver el "protagonismo" a la capital catalana, alimentado con "crecimiento económico" y la "recuperación de la ambición", términos que habían desaparecido del diccionario municipal. 

La presentación del socialista, acompañado por la ministra de Industria, Reyes Maroto, que no ha dudado en expresar la complicidad del Gobierno central con muchas de las medidas anunciadas, ha llenado a rebosar el auditorio del Cercle d'Economia, donde había auténtica expectación por escuchar el nuevo recetario económico del ayuntamiento, bautizado 'BCN Green Deal'. 

En las últimas semanas, algunas patronales y colectivos le han acusado casi de traición, por temas como la batalla de las tasas de las terrazas o, en los útimos días, por no defender el proyecto del Hermitage. Pero el mensaje que hoy ha lanzado Collboni integra una serie de concreciones (la promesa de 103.000 puestos de trabajo en el sector digital y verde, de una agencia de captación de inversiones público-privadas, de un plan para la marca Barcelona, otro para fortalecer la candidatura del Mobile World Congress para después del 2023, activar la inversión en grandes infraestructuras, revitalizar polígonos industriales, crear tres espacios para emprendedores, eliminar los impuestos a estos en su primer año de actividad, o impulsar un observatorio del comercio y la restauración) que en general han calmado los ánimos de los sectores económicos, pero también han perfilado un futuro a corto plazo donde la economía local se debe relanzarse con el mantra, como toca, de la ecología y la tecnología.

 Collboni ha marcado como prioridades "retener y formar talento", "captar más y mejores inversiones" y subirse al tren de la "sostenibilidad, competitividad y equidad". El término "público-privado" aparece numerosas veces en la nueva agenda económica, como tanto ha reivindicado recuperar la Cambra de Comerç o el sector turístico en la era Colau.

He aquí un apretado resumen de algunos de los principales puntos de la hoja de ruta ("abierta") económica de la ciudad para estos 10 próximos años, aunque muchas se implementarán ya este mandato, y que incluye 10 grandes prioridades y 38 medidas.

Ciudad emprendedora

El edil insiste quiere que Barcelona sea "facilitadora de la actividad económica". Entre las medidas figuran reducir trámites, crear un Portal Único Empresarial, eliminar la tasa de inicio de actividad y subvencionar las tasas municipales, Seguridad Social y gestoría. 

Capitalidad digital

El sector TIC (nuevas tecnologías de la información) se acerca a los 60.000 empleos en la ciudad, pero se quiere avanzar en "esta fortaleza" con iniciativas como formar a 3.000 profesionales digitales en los próximos cinco años a través de la IT Academy, así como abrir tres nuevos espacios de actividad económica en Palo Alto (22@), el Port Olímpic (que en breve liquidará su oferta actual de ocio) y el Estadi Lluís Companys, en colaboración con la sociedad civil. También alude a que "Barcelona dé lo mejor de sí misma" durante el congreso de móviles, a la par que trabajar su candidatura para repetir tras el 2023.

Más talento para BCN

Collboni dice que para dar respuesta a la transformación digital, la globalización, la emergencia climática o el envejecimiento de la población hay que promover la captación de talento. Con ese fin se potenciarán alizan para atraerlo con valores de la marca Barcelona y como destino prioritario para proyectos profesionales; se impulsará un "plan de retorno" para jóvenes que emigraron durante la crisis; se creará un espacio de recibimiento y atención al talento internacional dentro del edificio MediaTIC; e incluso se apostará por el trilingüismo en la Administración, con la opción de hacer trámites municipales en inglés, algo que lleva años reivindicando Barcelona Global.

Apertura al mundo

"Tiene que ver con nuestra capacidad de proyectarnos al mundo como ciudad global (...) y generar percepciones favorables para implantar nueva actividad. Incluye un plan de promoción económica internacional buscando inversiones junto con el sector privado; la "construcción de reputación" de la marca Barcelona con un plan específico y difusión; así como un interesante "barómetro de resiliencia" que mida la evolución de la perceptción foránea de la ciudad en función de impactos "externos que se puedan producir".

Este bloque cuenta con medida como una Agencia de captación de inversiones internacionales para "salir al exterior a buscar empresas" que quieran venir y acompañarlas en el proceso. O grandes misiones 'Barcelona Week', anuales, intersectoriales, en el extranjero. 

A por la economía circular

En clave de sostenibilidad, se pretende que la nueva ocupación sea de calidad y sostenible en paralelo a la transformación del modelo productivo. ¿Medidas? El líder socialista avanza "levantar barreras burocráticas y administrativas" que obstaculizan la inversión en economía verde; acelerar las iniciativas de empresas y particulares para invetir en eficiencia energética"; desarrollar el Eix Besòs como nuevo eje verde vinculado a la actividad industrial 4.0 innovadora, con un polo norte de Pimes y un polo sur de conocimiento de la mano de la UPC; crear un fondo de 50 millones de euros que ejerzan de palanca para la inversión privada en equipamientos y viviendas sostenibles...

Polos de actividad

Se apostará, asegura, por nuevos clústers dentro del campo de la digitalización, innovación o industria 4.0, "conjugando urbanismo y economía", como ya se hizo en el 22@. Con esa ambición, "abordaremos las grandes reformas urbanas para darles dimensión económica", como en el Port Olímpic o la Zona Franca, se dará un "nuevo impulso" a los polígonos industriales, como el Torrent d'Estadella, la Vernea Industrial, el Bon Pastor y otros. Y se incrementarán los usos terciarios en la Zona Franca. Se atiende también a la reivindicación estratégica de "reeconomizar el centro de la ciudad", con la implantación de espacios para los emprendedores y la innovación.

Este amplio capítulo abarca negociar con el Gobierno central la "agenda compartida" de infraestructuras clave como acabar el nudo ferroviario de la Sagrera, invertir en Rodalies, mejorar sosteniblemente puerto y aeropuerto y el esperado corredor mediterráneo. 

Nuevo modelo turístico

Partiendo de que "el turismo es un aliado" y el debate es "global", defiende que los 150.000 visitantes diarios "se sientan como un onceavo distrito". Pero para ello hay que incrementar su contribución (vía tasa turística aumentada), ampliar las zonas visitables para descentralizar; o potenciar nuevos contenidos culturales, en complicidad con los operadores, como ya avanzó el pasado lunes.

Urbe más social y solidaria

La economía social ya supone un 7% del PIB y es clave para los valores de la ciudad, enfatiza. En este sentido se hará una estrategia hasta el 2030 y se exprimirá la capitalidad de la alimentación sostenible en el 2021. 

Atentos a la pequeña economía

Se mantiene aquí la atención al comercio de proximidad y la modernización de los mercados municipales, que se quiere fortalecer con un Observatorio del Comercio y la Restauración; implantando por fin los APEU (con la regulación del Govern), como nueva gestión para los ejes comerciales; y medidas fiscales para reducir el impacto del 'boom' de los servicios a domicilio por parte de grandes empresas. Habrá, por fin, estrategias de protección al comercio emblemático. 

Empleos con más calidad

Collboni anuncia un Acuerdo para la ocupación de calidad en Barcelona, con sindicatos y agentes de la metrópolis, y atendiendo a la diversidad, el feminismo y el progreso económico compartido. Se introducirán clausulas sociales en la contratación pública (y acompañameinto a colectivos vulnerables), a la vez que se buscará un nuevo acuerdo con el Servei d'Ocupació de Catalunya para crear un consorcio.