03 jun 2020

Ir a contenido

PRUEBA PILOTO EN BARCELONA

Un robot ayudará a las personas mayores que viven solas

La iniciativa impulsada por el ayuntamiento de la capital catalana se enmara en la alianza 5GBarcelona

El autómata personalizado se utilizará, por ahora, con una veintena de ciudanos a partir de febrero

El Periódico

Prototipo de robot.

Prototipo de robot. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

El Ayuntamiento de Barcelona, en el marco de la alianza 5GBarcelona, hará una prueba piloto con un robot para estudiar hasta que punto un dispositivo tecnológico de este tipo puede ayudar a mejorar la atención que reciben las personas mayores que viven solas en casa. Esta iniciativa es una de las aplicaciones prácticas salidas de la convocatoria del reto “Como mejorar la calidad de vida de las personas mayores mediante la tecnología” que lanzó el Mobile World Capital Barcelona (MWCapital) hará un año, en colaboración con el mismo ayuntamiento de la capital catalana.

El proyecto que desarrolla la empresa leridana Grup Saltó recibirá 100.000 euros por parte de MWCapital para comprobar la eficacia en un entorno real, tal y como se especificaba en las bases del concurso. Esta idea se escogió entre las 53 propuestas que se presentaron y es una de las dos galardonadas. El segundo proyecto premiado, con la misma cantidad económica, es una plataforma de comunicación pensada para interconectar y acercar a las personas mayores y ha sido desarrollada por la empresa Cisco.

El robot personalizado se utilizará específicamente con una veintena de personas de la tercera edad que viven solas. Las pruebas en este entorno real comenzarán durante el próximo mes de febrero, mediante cuatro robots que irán cambiando de residencia cada dos meses, hasta enero del 2021. El personal municipal evaluará la situación del usuario antes y después de convivir con este artilugio en su casa, pero también la de los cuidadores. El robot, a su vez, podrá mejorar su funcionamiento y sus aplicaciones a partir de la experiencia adquirida.

Bienestar y calidad de vida

El objetivo último del proyecto es estudiar hasta qué punto puede mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas mayores con algún tipo de dependencia y también de sus cuidadores a través de la asistencia de un robot social. Así se analizará si este autómata ayuda reducir el aislamiento de los ciudadanos de edad, si sirve para motorizar su estado de salud o si es útil para reducir olvidos como puede ser la medicación o una visita médica, entre otros aspectos. De hecho, los robots con capacidad digitales y de interconexión podrían ser un elemento integrador de otros dispositivos ya instalados en la vivienda, como, por ejemplo, elementos de comunicación o sensores. En el caso de que los resultados sean positivos, el Ayuntamiento estudiará la posibilidad de extender el uso del robot.

La decisión, tomada en el marco de la convocatoria de MWCapital, llega después de que se haya constatado que en la ciudad de Barcelona hay 350.000 personas de más de 65 años y que 90.000 de ellas viven solas. Las previsiones es que estas cifras aumenten en los próximos años. En esta situación de envejecimiento progresivo, la capital catalana solo dispone de 13.000 plazas en residencias financiadas con fondos públicos y la lista de espera para acceder supera las 6.000 personas.

En la actualidad hay 40.000 viviendas en la ciudad que reciben el servicio de ayuda a domicilio municipal o que son receptoras de la prestación de cuidador no profesional, mientras que Servicio Municipal de Teleasistencia ha superado por primera vez los 100.000 usuarios. Este número sigue creciendo año tras año y, en paralelo, los diferentes estudios hechos por el ayuntamiento constatan que el 90% de los ancianos quieren quedarse en su casa el máximo tiempo posible y no ir a vivir a un geriátrico o con sus hijos.