09 abr 2020

Ir a contenido

CONFERENCIA DE LA ALCALDESA

Colau anuncia que BCN cortará Via Laietana y Aragó al tráfico el primer fin de semana de cada mes

Los cortes afectarán a 10 calles, unas horas durante la tarde del sábado o la mañana del domingo

El consistorio quiere que las calles con velocidad máxima de 30 km/hora pasen del 50% al 75% en dos años

Toni Sust

La calle de Aragó, repleta de vehículos, este jueves por la tarde.

La calle de Aragó, repleta de vehículos, este jueves por la tarde. / ROBERT RAMOS

Ada Colau ha anunciado este jueves que el ayuntamiento tomará medidas para que Barcelona gane espacio para el peatón y se lo recorte al vehículo privado, y ha anunciado dos líneas principales. La más novedosa es que el consistorio empezará a cortar el tráfico en Via Laietana y Aragó el primer fin de semana de cada mes, como sucede ya en Gran de Gràcia. Un ensayo, ha dicho, porque se entiende que por ahora no es viable hacerlo a diaro.

La imagen de Aragó sin coches será especialmente llamativa. “Esto no resolverá los problemas de Barcelona”, ha admitido. Pero ayudará a cambiar mentalidades, ha añadido: “El centro de la ciudad no puede ser el coche, tienen que ser las personas”. En total, ha dicho, la medida afectará a 10 calles, entre ellas las citadas y la calle de Sants.

Unas horas el sábado o el domingo

Colau ha precisado que la Via Laietana empezará a cortarse el primer fin de semana de febrero y Aragó, en el primero de marzo, cuando también se prohibirá el paso de los coches en la calle de SantsLos cortes tendrán lugar los sábados por la tarde, excepto en Aragó, donde se hará los domingos por la mañana. “Vamos a pacificar calles muy importantes de Barcelona. No es normal que tengamos autopistas urbanas.

“Aragó es la principal autopista urbana de Barcelona. Queremos tener la experiencia de cortar Aragó, creemos que será positiva”. El objetivo es que, como sucede en las vías en las que ya se hace, entidades de la ciudad tomen la calle con actividades.

La alcaldesa también ha citado otra medida destinada a acotar los efectos negativos del tráfico: "Barcelona tiene que reducir la velocidad. En el 50% de las calles el límite es de 30 kilómetros por hora como velocidad máxima, en el resto es de 50 kilómetros por hora, y eso tiene que cambiar. Queremos pasar de ese 50% al 75% en dos años: este año, 100 kilómetros, y el año que viene, 100 kilómetros más".

Colau ha puesto un ejemplo del beneficio que supone reducir la velocidad: ha dicho que los estudios demuestran que en los atropellos que se producen a 50 km/hora hay un 45% de mortalidad, que desciende hasta un 5% si la velocidad es de 30 km/hora.

Uno de los asistentes ha subrayado que la calle de Aragó soporta cada día el paso de 80.000 coches, y ha preguntado a la alcaldesa si no cree que medidas como las anunciadas son demasiado tímidas para lograr mejoras concretas y que se respire mejor en la ciudad. Colau ha contestado que el consistorio ampliará su actuación al respecto: "No nos detendremos”. También grupos de la oposición han considerado que el anuncio era de mínimos. Especialmente el de JxCat, que ha recordado que con Xavier Trias como alcalde ya se cortaban los laterales de la Diagonal.

Cita anual

Colau ha hecho estos anuncios durante la 37ª edición de la conferencia en formato de entrevista que el Col·legi de Periodistes organiza cada año, denominada ‘L’alcaldessa respon’, y ha iniciado su intervención con un recuerdo al periodista David Caminada, de quien ha lamentado su “muerte cruel e irracional”. Caminada falleció este miércoles tras ser apuñalado el lunes cerca de la plaza de Sant Jaume. La alcaldesa también ha expresado su solidaridad con las familias de las otras dos víctimas mortales del mismo agresor.

La alcaldesa ha afirmado que es imprescindible luchar contra “las causas de la emergencia climática” y ha citado fenómenos que se han dado estos días en las antípodas del planeta, como el temporal que ha asolado Catalunya estos días y los incendios que han devorado Australia. También ha celebrado que los barceloneses tengan, en su opinión, “conciencia” de que el cambio climático es una realidad y que en su mayoría, según los barómetros municipales, estén dispuestos a asumir medidas para combatir el fenómeno, aunque algunas les creen alguna molestia.

La Zona de Bajas Emisiones

Preguntada por el efecto de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) que se activó el 1 de enero, Colau ha afirmado: “No es una opción. Tenemos que actuar en defensa de la salud pública. Pero tenemos que hacerlo de la mejor manera posible”. Ha recordado que se empezará a sancionar a principios de abril: “Entonces se podrá ver ya el impacto”. También ha defendido que es un proceso “que no tiene marcha atrás”: “¿Si se está notando? Están circulando menos coches seguro”.

Colau ha celebrado que el gobierno de Barcelona en Comú y el PSC haya logrado los apoyos necesarios para aprobar los presupuestos para el 2020, que recibirán la luz verde inicial en la comisión de Economía que se celebrará este viernes y la definitiva en el pleno municipal de la semana que viene. Sobre los problemas de seguridad, ha afirmado que Barcelona es una ciudad segura y que pese a los problemas registrados "no ha perdido salones".