29 feb 2020

Ir a contenido

BARCELONA GLOBAL

"Barcelona destaca por su energía y diversidad"

Elizabeth Breedlove, 'managing partner' en HOLO Barcelona, llegó para pasar unas semanas y ahora piensa quedarse toda la vida

Pol Arquimbau

Elisabeth Breedlove, con su bicicleta, junto a la playa de Barcelona.

Elisabeth Breedlove, con su bicicleta, junto a la playa de Barcelona. / FERRAN NADEU

Elizabeth Breedlove, americana, 62 años, creció en México y vivió en EEUU, Reino Unido y Bélgica hasta que se mudó a Barcelona en el 2000. Se dedica a la tecnología y ha trabajado como comercial en plataformas de Inteligencia Artificial. Ahora Elizabeth colabora con una 'start-up' en Barcelona como 'managing partner'. HOLO Barcelona se dedica al 'branding' digital en el mundo de transformación y desarrollo personal. También dedica mucho tiempo a tres asociaciones sin ánimo lucro de las que es miembro de su junta: CALALA-Fondo de Mujeres, 50 a 50 y Transformants.

¿Por qué escogió Barcelona?

No pensaba venir, pero solo aterrizar y pasar unas semanas, me enamoré de Barcelona. Primero me quedé tres meses, después un año… y ahora va a hacer 20 que estoy aquí. Barcelona tiene mucha energía y una comunidad internacional increíble, muy diversa, y eso le aporta mucha variedad. El tiempo es magnífico y aprovecho para navegar todo el año.  Vivo en la Barceloneta, y estar junto a la playa y a la vez estar tan céntrico es incomparable. No pienso irme nunca de Barcelona.  ¡Incluso he obtenido la nacionalidad española!

¿Qué mejoraría en Barcelona? 

Uno de los retos de esta ciudad es la vivienda asequible. Barcelona, por su identidad, atrae a las 'start-ups' y al talento internacional. Pero veo que los salarios en España no han vuelto a subir desde la crisis, mientras que el sector inmobiliario sí. Para atraer talento deberíamos ofrecer mejores salarios y más vivienda asequible. Falta diálogo entre el sector público y privado para avanzar. Barcelona debería tener una visión a veinte años vista.

¿Algo positivo de Barcelona?

Tiene una gran población internacional integrada en la ciudad, sus idiomas y su cultura. Mis amigos son de muchas nacionalidades, pero todos somos 'Barceloneses by Choice'; muy de aquí. La gente se presta y se involucra en aspectos sociales. Tenemos un sistema de transporte público envidiable, y 200 kilómetros de carriles bici, que facilita el 'car free'. Aprovecho la vida cultural al máximo, teatro, danza, música, el Grec... Destaca por su energía, la gente, la cultura… la diversidad de Barcelona es increíble. Es una ciudad muy europea.

¿Cuál siente que es su ciudad? ¿Qué echa más de menos?

Barcelona es mi ciudad. Lo único que echo de menos de EEUU es la cultura de negocios. El ejercicio administrativo y burocrático para montar y desmontar empresas aquí está muy atrasado respecto a otras ciudades que han sabido aprovechar las tecnologías del siglo XXI. Si pudiéramos agilizar la burocracia, el crecimiento del sector tecnológico sería impresionante.

¿Cuáles son las carencias de Barcelona en su sector?

Hay mucho 'hub' de 'start-ups', pero crear una empresa es un proceso lleno de obstáculos. Barcelona necesita una oficina que unifique todos los trámites administrativos necesarios al venir desde el extranjero y montar negocios, y así habría más oportunidades de empleo en nuestra ciudad.

También, como mujer y fundadora de la asociación 50 a 50, veo que muchas empresas todavía son patriarcales. Desde la asociación, junto al Observatori dona, empresa i economia de la Cámara de Comercio de Barcelona, hacemos lobi para que se respeten las leyes de diversidad y paridad en todos los puestos importantes en Catalunya, tanto en el ámbito privado como público. Llevamos dos años y hemos logrado grandes cosas. Hace falta más paridad en los puestos de poder en Barcelona, pues está comprobado que con diversidad hay mejor rendimiento.

EL PERIÓDICO realiza, en colaboración con Barcelona Global, una serie de entrevistas a profesionales internacionales que han escogido vivir y trabajar en Barcelona. Se trata de personas nacidas y formadas en el extranjero que por su experiencia, formación, capacidad emprendedora y creatividad aportan valor añadido a la economía global y pueden ofrecernos otra visión de la ciudad.