19 feb 2020

Ir a contenido

TENDENCIAS DEL COMERCIO

Trasteros y peluquerías caninas, entre los negocios más atractivos de BCN

Barcelona Activa tramitó la apertura de 630 nuevas empresas en el 2019; el 45% de estas fueron impulsadas por mujeres emprendedoras

Natàlia Farré

Un centro de tatuajes de Barcelona.

Un centro de tatuajes de Barcelona. / FERRAN NADEU

Restaurantes y bares fueron los negocios más demandados para abrir en Barcelona en el 2019. Les siguieron los relacionados con el comercio de la alimentación; mientras que trasteros, peluquerías caninas y centros de tatuaje ocuparon el tercer lugar. Son los indicadores de petición de información que realizaron los emprendedores y empresarios en la Oficina d’Atenció a les Empreses de Barcelona Activa el año pasado. Otro cantar es lo que se acabó materializando: oficinas y despachos (de menor impacto medioambiental y trámites más sencillos), sobre todo de negocios relacionados con servicios a las empresas (21,42%), la economía digital (10,97%) y comercio (10,80%). En total 630 empresas nuevas;  una quincena más que en el 2018.

La diferencia entre lo solicitado y lo ejecutado reside, la mayoría de las veces, en la burocracia que requiere abrir según qué comercios. No es lo mismo montar una zapatería de 30 metros cuadrados que un restaurante. Para lo primero no se necesita permiso municipal; para lo segundo es obligatorio un proyecto... Y uno de los trabajos de la citada oficina es, a juicio del teniente alcalde de Economía Jaume Collboni,  "actuar de traductor de las normas municipales que buscan la  convivencia entre vecinos y la realización de actividad económica". O sea, explicar a los emprendedores qué se puede hacer, dónde se puede hacer y qué hay que hacer para poder hacerlo. No en vano no existe una sola Barcelona, sino 10, una por distrito. Por ejemplo, en Ciutat Vella el plan de usos impide  los negocios turísticos; y el Peuat no permite la apertura de hoteles en según qué zonas.

"La ciudad conserva su dinamismo"

El Eixample se lleva el gato al agua en cuanto a situación preferida. Es el distrito más solicitado para montar un negocio, por detrás de Ciutat Vella y Sant Martí. Los últimos del podio son Les Corts y Nou Barris. Unos datos muy similares a los del 2018 y  que no auguran recesión. "No estamos notando ni una bajada de las constituciones de empresas ni de las demandas de información para abrir nuevos negocios. Y normalmente lo notamos antes de que ocurra. Somos un termómetro de la confianza de la gente a la hora de montar empresas. Y el termómetro indica que la tendencia es que vamos bien y subiendo. Nos dice que la ciudad conserva su dinamismo", sostiene Collboni.

De las 630 nuevas empresas, el 64,25% han sido tramitadas por autónomos y el 35,75% por sociedades. Y el 45,13% tienen a una mujer detrás.