26 feb 2020

Ir a contenido

medida social

Los inquilinos de vivienda pública de Barcelona dejarán de pagar el IBI

La medida entra en vigor en el 2020 con las nuevas ordenanzas fiscales

Construcción de vivienda pública en Barcelona.

Construcción de vivienda pública en Barcelona. / GUILLERMO MOLINER

Los inquilinos de vivienda pública que gestiona el Ayuntamiento de Barcelona ya no tendrán que pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a partir del 1 de enero de 2020, según ha informado el consistorio este martes en un comunicado.

Entrará en vigor la bonificación del 95% de este impuesto que se prevé en las ordenanzas fiscales del 2020, y el 5% restante lo asumirá el Institut Municipal d'Habitatge i Rehabilitació (Imhab).

El IBI es un tributo municipal que grava la titularidad de un derecho de propiedad, de un derecho real de usufructo, o de un derecho real de superficie de bienes inmuebles urbanos, rústicos o de características especiales.

Caracter indefinido

La ordenanza fiscal prevé que los propietarios que tengan sus pisos alquilados puedan repercutir el IBI en los inquilinos, pero también incluye exenciones, entre las que hay la bonificación del 95% con carácter indefinido para "los bienes inmuebles en los que se desarrolle una actividad económica destinada a alquiler social".

Para obtener este descuento, la Comisión de Economía y Hacienda del Consejo Municipal debe declarar que la vivienda es de utilidad municipal, mientras que los domicilios gestionados por el Imhab reciben esta condición automáticamente.

El 5% restante correspondía a los arrendatarios, pero el ayuntamiento ha decidido que no lo repercutirá en las familias usuarias de viviendas públicas.