Ir a contenido

SEGURIDAD

Barcelona anuncia la convocatoria de 260 plazas para la Guardia Urbana

El gobierno municipal se compromete a crear 1.000 nuevas plazas cuando acabe el mandato

Las bases introducirán la perspectiva de género para mejorar la paridad en el cuerpo

Luis Benavides

Rueda de prensa donde se ha anunciado  la convocatoria de 260 plazas para la Guardia Urbana / MAITE CRUZ

Rueda de prensa donde se ha anunciado  la convocatoria de 260 plazas para la Guardia Urbana
Imagen de un agente de la Guardia Urbana

/

El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado la convocatoria de 260 plazas para la Guardia Urbana. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha recordado que la ampliación de la plantilla formaba parte del acuerdo de gobierno de Comuns y PSC. El objetivo es crear 1.000 nuevas plazas cuando acabe el mandato.

La alcaldesa, acompañada por el primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, y el teniente de Seguridad, Albert Batlle, ha subrayado la importancia de la policía local para garantizar la “convivencia y la seguridad”. “Una ciudad tan importante, querida internacionalmente, y tan intensa, con tanta actividad”, ha explicado Colau, implica “complejidad” y requiere una policía con “todos los recursos necesarios”.

Colau, durante su comparecencia, ha hecho referencia a los recortes que han sufrido los servicios públicos en los últimos años y al complejo contexto político actual, con tensiones entre las administraciones. “Pese a todo, el ayuntameinto no se ha parado y está haciendo los deberes”, ha dicho la alcaldesa, para acto seguido pedir que haga la propio el Govern de la Generalitat, que son los que tienen la competencia principal en materia de seguridad, para que sigan aumentando la dotación de Mossos en la ciudad. “A finales de Verano se incorporaron unos 300 Mossos más, pero no es suficiente”, ha apostillado.

Perspectiva de género

Actualmente las mujeres representan el 12% de la plantilla de la Guardia Urbana. De las 205 personas que se están formando en el Institut de Seguretat Pública, 65 son mujeres, lo que representa casi un 30%. “Seguimos lejos de la paridad pero estamos viendo un cambio de tendencia”, ha celebrado Colau, que ha anunciado que están revisando la manera cómo se plantea la convocatoria para "conseguir la paridad " y que este servicio público “se parezca a la población”.

En este sentido, Batlle ha destacado que la nueva convocatoria ya no incluirá algunos requisitos como la altura, que considera hacen referencia a un estereotipo de policía anticuado y puede ser discriminatorio cuando se exige una altura que actualmente está por encima de la media de la población. También ha anunciado una campaña de difusión pensada en las mujeres, si bien también ha matizado que no se fijan ninguna cuota femenina en el cuerpo. “Queremos ofrecer un servicio con perspectiva de género, con toda la sensibilidad”, ha añadido Batlle.

Numerosas las prejubilaciones

En estos momentos se están formando 220 agentes, cuya promoción saldrá en junio y se incorporará al servicio. En total, actualmente el cuerpo de la Guardia Urbana está formada por 2.800 agentes. Cuando acabe el mandato y se incorporen hasta cuatro nuevas promociones serán 3.500 policías locales. Los 1.000 agentes prometidos suponen un “esfuerzo extraordinario”, ha dicho Collboni, para no solo cubrir las bajas por prejubilación sino también para conseguir efectivamente un incremento neto de la plantilla.

Los dos objetivos básicos de estas convocatorias, ha subrayado Collboni, las dos P: proximidad y prevención. “Los comerciantes y los vecinos siempre nos piden, nos reclaman, tener a la Guardia Urbana cerca”. En esa línea, el primer teniente de alcaldía ha manifestado que “una ciudad que quiere progreso debe ser una ciudad segura. No hay progreso sin seguridad y la mejor manera es que no se cometan faltas ni delitos”.

A las 260 plazas para la Guardia Urbana, ha subrayado Collboni, se añaden convocatorias para otras 340 plazas para empleados públicos en el 2020, principalmente para sanidad y educación. Con estas nuevas plazas espera reducir la interinidad y mejorar la estabilidad. Estas convocatorias cuentan, ha dejado claro, con el beneplácito de los sindicatos mayoritarios.