17 feb 2020

Ir a contenido

TRANSPORTE PÚBLICO

Las personas con discapacidad critican las nuevas tarifas de la ATM

Piden descuentos y lamentan que tengan que pagar por dos si van acompañados

Elisenda Colell

Una mujer acompaña a otra en silla de ruedas en Barcelona.

Una mujer acompaña a otra en silla de ruedas en Barcelona. / DANNY CAMINAL

La federación ECOM, que agrupa a 113 entidades de personas con discapacidad física, rechaza el nuevo sistema tarifario del transporte público aprobado este jueves. En un comunicado dirigido a los medios de comunicación, el colectivo lamenta que aún no se implementen descuentos integrales para las personas con una discapacidad física que permitan realizar transbordos, así como el hecho de que si viajan con algún asistente tengan que pagar por dos. El colectivo acusa a las administraciones públicas de cometer una "grave discriminación" y dice estar dispuesto a usar todas las vías legales para acabar con este agravio.

A diferencia de otros descuentos tarifarios, como por ejemplo los beneficios de la T-Rosa para los jubilados, las personas con discapacidad física sufren un importante agravio en la red de transporte público. Sí cuentan con descuentos en Renfe para ellos y sus acompañantes, otro tipo de descuento en los Ferrocarrils de la Generalitat, también rebajas en 24 municipios de los 269 que forman parte de la red tarifaria, además de algunos ayuntamientos que ofrecen beneficios para las personas con discapacidad en sus buses municipales, según expone ECOM. "Pero estos títulos no permiten hacer transbordos en un mismo desplazamiento, cosa que complica el uso cotidiano del transporte público de las personas con discapacidad", alerta en el comunicado.

Cuatro años con "evasivas"

Hace ya cuatro años que la ECOM pide a las administraciones un modelo tarifario único para las personas con discapacidades físicas. En el 2016, estas emplazaron a las entidades a participar en un monográfico sobre el tema, "que nunca se convocó", añade la federación. Al año siguiente, les propusieron hacer un estudio económico sobre el impacto de la medida. En el 2018, la respuesta fue abordar el tema en el Plan Director de Movilidad. Mientras tanto, siempre les dijeron que había que "esperar la puesta en marcha de la T-Mobilitat".

Las asociaciones consideran que todas estas respuestas son "evasivas". Pero no dan crédito a lo que finalmente les expuso el Consell Català de la Mobilitat: "Nos dijeron que no era competencia suya financiar estos descuentos".

Las entidades, pues, culpan a la Conselleria de Territori y a la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) de no tener "voluntad política ni técnica" y de "discriminar" al colectivo. Y es que, según datos del propio Ayuntamiento de Barcelona, las personas con discapacidad sufren un importante agravio económico por tener que asumir muchos más costes en su vida diaria que el resto de la población. Unos costes que pueden superar los 3.000 euros al mes en algunos casos si quieren tener una existencia autónoma.

La ECOM, harta de "silencios" y de "evasivas" dice estar dispuesta a usar "todos los mecanismos legales, políticos y civiles" para conseguir que las personas con discapacidad puedan acceder a descuentos integrales para todos los transportes públicos, así como pases de acompañante.