01 oct 2020

Ir a contenido

más de 64 años

Máximo histórico: casi 90.000 personas mayores viven solas en Barcelona

El informe anual de la Agència de Salut Pública de Barcelona pone el foco en el envejecimiento poblacional

Bajan los embarazos y abortos no deseados entre adolescentes, sobre todo en Ciutat Vella y Nou Barris

Beatriz Pérez

Una cuidadora de una persona mayor en Barcelona.  

Una cuidadora de una persona mayor en Barcelona.   / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

La Agència de Salut Pública de Barcelona (ASPB) ha presentado este miércoles su informe anual 'La salut a Barcelona', con cifras relativas al 2018. Si el año pasado el documento estuvo centrado en las muertes producidas por la contaminación, el de este año pivota, principalmente, sobre las personas mayores.

Según la ASPB, unos 90.000 barceloneses mayores de 64 años viven solos en sus casas. Esta cifra marca un máximo histórico: nunca antes en Barcelona había habido tantas personas mayores viviendo en soledad. La salud reproductiva y sexual en adolescentes o la transmisión de infecciones de transmisión sexual (ITS) son otros de los puntos abordados.

La soledad en la tercera edad

La población mayor de 64 años ha crecido progresivamente en los últimos años hasta las casi 350.000 personas. Representan el 21% de la población total de Barcelona. Y cerca de un 26% de estos 350.000 ciudadanos viven solos en sus hogares. Se trata, según la ASPB, de una situación que afecta mayoritariamente a las mujeres y que aumenta progresivamente con la edad.

Según la regidora de Salut, Envelliment i Cures, Gemma Tarafa, la ancianidad "será algo prioritario" en este segundo mandato del gobierno municipal de Ada Colau. "Nuestra esperanza de vida es de las mejores de Europa, por eso insistimos mucho en el informe en la calidad de vida".

Precisamente este máximo histórico (esas 90.000 personas que viven solas) es posible debido a una esperanza de vida por encima de los 80 años en hombres y de los 86 en mujeres, pero "esta situación supone un reto para la salud pública", según el informe municipal.

Entre las personas mayores de 64 años, el 29,7% de los hombres y el 40,5% de las mujeres llegan a final de mes con algún grado de dificultad. La soledad, el aislamiento y la falta de apoyos sociales influyen de manera negativa en la salud.

Además, la percepción de soledad es superior entre las mujeres: el 16,6% de los hombres y el 30,5% de las mujeres echan de menos compañía a menudo o a veces. Globalmente, las condiciones de vida y el estado de salud de las personas mayores es peor entre las mujeres, que además también presentan un consumo alto de fármacos.

La salud reproductiva y sexual

'La salut a Barcelona 2018' destaca la bajada de los embarazos y abortos en las mujeres adolescentes de 15 a 19 años, una tendencia que se observa especialmente en los distritos de Ciutat Vella y Nou Barris, algo que la gerente de la ASPB, Carme Borrell, ha calificado como una "buena noticia". 

La ASPB ha impulsado, desde el 2006, el programa SIRIAN en 16 barrios priorizados por el consistorio que ahora ven mejorar sus indicadores. Esta intervención se hace en colaboración de los agentes comunitarios, la atención primaria de salud y social, y los servicios de atención a la salud sexual y reproductiva de la zona. Entre el 2017 y el 2018, el servicio atendió a más de 1.900 mujeres y más de 450 hombres.

"La promoción de la salud y la prevención son importantes en la educación primaria y secundaria. No hay que bajar la guardia. Los programas de salud reproductiva entran, ahora mismo, en el 30% de las escuelas de Barcelona. Nuestro objetivo es llegar al 40% en los próximos años y, después, al 50%", ha señalado Tarafa.

Las infecciones de transmisión sexual

Otro dato alentador presentado en el informe de la ASPB es la reducción, en Barcelona, del número de casos de VIH/sida, si bien se mantiene la tendencia al aumento de otras infecciones de transmisión sexual (ITS) como la clamidia, la sífilis y la gonorrea. Como ha destacado Borrell, se trata de una tendencia que se observa desde el 2015 y que es similar a la registrada en otras ciudades de España, Europa y Estados Unidos.

Pese a la "muy buena noticia" que supone el descenso de los contagios de VIH, Tarafa ha insistido en que las autoridades sanitarias deben "estar encima". "No podemos ser autocomplacientes. Sigue habiendo nuevas infecciones y, detrás de las cifras, personas con nombre, apellido y familia", ha dicho.

El consumo de fármacos

El consumo de ansiolíticos, hipnóticos y sedantes continúa bajando para llegar a 41,3 dosis por cada mil habitantes y por día en ansiolíticos, así como a 23 en hipnóticos y sedantes. La disminución se debe, sobre todo, a la población más consumidora de estos fármacos, que es la franja de edad de personas mayores de 44 años. 

El uso de los antidepresivos (81,5 dosis por cada mil habitantes) y de los antisicóticos (15,5) ha aumentado en los últimos años y continúa creciendo, especialmente los antidepresivos en los mayores de 75 años. Asimismo, se han observado diferencias importantes según el sexo, con un consumo más elevado por parte de las mujeres: ellas consumen casi el doble de antidepresivos y ansiolíticos que ellos.

La calidad del aire

En el 2018, se siguieron superando en Barcelona los niveles de referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas en suspensión. Un 48% de los barceloneses (casi la mitad) estuvieron potencialmente expuestos a niveles por encima de los definidos por la OMS en el caso del NO2 y en un 95% en el de las partículas en suspensión. 

No obstante, Borrell ha destacado que el ayuntamiento tiene constancia de que las 'superilles' están ya teniendo un impacto positivo en la salud de la ciudadanía. "La 'superilla' de Sant Antoni ha logrado descender un 33% el dióxido de nitrógeno (NO2) y un 4% las partículas en suspensión", ha aseverado. Según ella, este es "el único dato" que tienen "de momento", a la espera de que se termine un informe más completo al respecto.

Contaminación acústica

En este sentido, Tarafa ha destacado el "fortísimo impacto sobre la salud" que tiene el ruido, esto es, la contaminación acústica. "Cuantos menos coches, menos contaminantes y menos ruido. Y esto no solo mejora las cifras de mortalidad, sino también el bienestar de las personas, al reducir aspectos como los ingresos hospitalarios", ha dicho.

Según el informe municipal, en todos los distritos la mayoría de la población se expone a niveles nocturnos de ruido por encima de los recomendados. El máximo se encuentra en el Eixample (78%) y el mínimo, en Ciutat Vella (60%).

Estas cifras se explican por el hecho de que el tráfico es la fuente principal de ruido en Barcelona tanto de día como de noche, muy por encima de otras fuentes de ruido como el ocio nocturno.

Bienvenida, 84 años: "No soporto la Navidad"

La vida de Bienvenida Marrase, 'Bienve' para los amigos, dio un vuelco hace ocho años, cuando murió su marido, Manel. "No tengo hijos ni hermanos, solo algunos sobrinos de mi marido, pero no nos vemos", explica. Se quedó sola en su piso de Camp de l'Arpa, en Barcelona. "Es muy duro no tener nadie con quien hablar", explica. "Para matar las horas uno hace lo que puede". Dormir hasta 14 horas, mirar películas repetidas, escribir poesía, pintar mandalas o tejer bufandas. El resto de horas le invaden los pensamientos. "Remordimientos, cosas que podría haber hecho…". ¿Por ejemplo? "Le podría haber dicho más veces a Manel que le quería". Cada noche se reencuentra con él en sus "sueños".

Hace cuatro años Bienvenida necesitaba un acompañante para ir al médico. Llamó al servicio de teleasistencia y así fue cómo topó con la Fundació Avismón. Ella lo define como "un milagro". Cada semana una voluntaria la viene a ver. Se apunta a las actividades que organizan, que dicen que le duran hasta cinco días: "Los días antes pienso que me pondré y después pienso en lo bien que me lo pasé". También escribe poemas para la fundación y hace un año que se cartea con unos niños de una escuela del barrio. "Ellos me hacen preguntas,y yo les doy consejos. Me dan mucha vida, la verdad", admite. Otro vuelco inesperado.

Lo que Bienvenida no soporta es la Navidad. "Ya no me gustaba antes, pero ahora no la soporto. Es un horror, me encierro en la cama", relata. Porque, dice, una recuerda los tiempos pasados. Y le da mucha tristeza. "Nunca pensé en mi vejez"comenta. Optimista de pura cepa, a sus 84 años da un consejo a principiantes: "Vive tu día a día con paciencia e ilusión"Es uno de los versos que acaba de escribir. ELISENDA COLELL / BARCELONA