Ir a contenido

DEUDA PENDIENTE

Barcelona tendrá una ruta Picasso señalizada

La comisión de Cultura aprueba por unanimidad destacar los vínculos del genio con la ciudad

Natàlia Farré

En la azotea del Hotel The Serras donde Picasso tuvo su primer estudio. 

En la azotea del Hotel The Serras donde Picasso tuvo su primer estudio.  / SERGI CONESA

A estas alturas hablar de la relación de Pablo Picasso con Barcelona puede parecer algo cansino, pues nadie duda ya de la relación que genio y ciudad mantuvieron. No solo se formó aquí (en la Llotja), si no que en Barcelona conoció a sus amigos de toda la vida (Jaume Sabartés, por ejemplo) y en la ciudad tuvo sus primeros talleres además de su primer contacto con la modernidad (Els Quatre Gats). Y a una calle de Barcelona (la de Avinyó y no a la ciudad francesa de Avignon) debe su título la obra que dio inicio al cubismo, ‘Les demoiselles d’Avignon’. Además Barcelona es, también, parte del paisaje de sus piezas. En ellas hay escenarios aún existentes (la catedral y Sant Pau del Camp) y ya desaparecidos (el Palau de Belles Arts y el Torín, la primera plaza de toros de la ciudad). Y lo más importante de todo, aquí decidió ubicar su museo en vida y de aquí decía: “Allá es donde empezó todo... allá es donde comprendí hasta dónde podía llegar...”.

De todo ello se ha acordado este martes el concejal Óscar Ramírez del grupo popular para reclamar en la comisión de Cultura del ayuntamiento la realización de una inexistente ruta Picasso señalizada por Barcelona. Una carencia, la del recorrido dedicado al genio, que EL PERIÓDICO puso en evidencia este verano cuando recordó que no hay atril, placa o indicador oficial en ninguna de las geografías, físicas o sentimentales, existentes o desaparecidas, de Picasso en la ciudad. 

Ramírez ha apuntado que la propuesta permitiría "dignificar y ampliar el legado del pintor", la internacionalización de "Barcelona como capital cultural" y "potenciar el turismo de calidad". Ninguno de los grupos se ha opuesto, todo lo contrario. Y desde el ayuntamiento han recogido el guante y la iniciativa se ha aprobado, pero con reservas. A juicio de Joan Subirats, teniente de alcalde de Cultura, hay que ir con cuidado en no caer en una «hiperseñalización» de algunos espacios de Ciutat Vella, pero ha afirmado que el consistorio “estudiará en qué casos se puede aplicar” y que el tema se trabajará conjuntamente con el Museu Picasso. Hay voluntad pero no hay fecha de ejecución.