09 jul 2020

Ir a contenido

EMERGENCIA HABITACIONAL

El Ayuntamiento de Barcelona compra un edificio en Sants para destinarlo a alquiler social

La medida pretende frenar la posible gentrificación del barrio y la expulsion de los vecinos

El Periódico

Fachada del edificio de Sants que ha comprado el ayuntamiento. 

Fachada del edificio de Sants que ha comprado el ayuntamiento.  / RICARD CUGAT

El ayuntamiento ha comprado por 2,2 millones de euros un edificio de 13 viviendas y dos locales comerciales para destinarlos a pisos de alquiler social desbaratando, mediante su derecho de tanteo y retracto, una operación de compra-venta entre particulares. Según explicó ayer la concejal de Vivienda, Lucía Martín, el inmueble, situado en el número 26 de la calle de la Ferrería, en Sants-Montjuïc, iba a ser comprado por la sociedad Spirangle Homes, pero el consistorio usó su derecho a ofrecer la misma cantidad pactada para quedárselo e incorporar la finca al parque de alquiler social.

Con la operación, a juicio de Martín, se evita la gentrificación de la zona y la expulsión de los vecinos que de alquiler en la finca. Los pisos están distribuidos en cinco plantas  más ático, y solo nueve de las 13 viviendas del edificio tienen inquilinos. Ahora, el consistorio está analizando la situación de cada uno de ellos para regularizar y adaptar sus contratos al régimen de alquiler de vivienda pública. El estado de la finca es correcto y dispone de ascensor, de manqera que el Instituto Municipal de la Vivienda solo prevé hacer obras de carácter menor en los pisos vacíos.

Promociones en marcha

Con esta adquisición son 23 las operaciones de compra de fincas enteras de viviendas realizadas por el ayuntamiento en los cuatro últimos años, operaciones que han supuesto aumentar el parque de vivienda pública en 414 pisos. Además, el consistorio también ha llevado a cabo en los últimos años una política sistemática de adquisición de viviendas dispersas en fincas de propiedad horizontal, ya sea a través de la compra directa o mediante la cesión de usufructo. En total, desde el 2015, se han comprado 749 viviendas, «muchas de ellas rescatadas de operaciones de especulación que habrían comportado la expulsión de familias de estas viviendas», según Martín.

Barcelona tiene en marcha 65 promociones de vivienda pública o asequible, que suman un total de 4.369 viviendas. De estas, 44 (el 74%) están en manos del Instituto Municipal de la Vivienda y suponen 3.228 viviendas. Las otras 21 (1.141 viviendas) son las llamadas promociones delegadas, en las que el consistorio ha puesto el suelo a disposición de cooperativas, fundaciones y sociedades mercantiles para que edifiquen vivienda asequible para los registrados como solicitantes de vivienda protegida.