Ir a contenido

Operativo policial

Patrullas mixtas de Mossos y Guardia Urbana vigilarán las calles de Barcelona en Navidad

Los dos cuerpos intensificarán sus patrullas y compartirán vigilancia en los ejes comerciales

El Periódico

Imagen de una patrulla mixta de agentes de la Guardia Urbana y de los Mossos d’Esquadra. 

Imagen de una patrulla mixta de agentes de la Guardia Urbana y de los Mossos d’Esquadra.  / ACN / ELISENDA ROSANAS

La Guardia Urbana y los Mossos han explicado este lunes las características del operativo que compartirán durante las fiestas navideñas, lo que denominan operación Navidad, que desarrollarán de forma conjunta, con especial atención a la vigilancia de los espacios más frecuentados en este periodo, los ejes comerciales, y con más horas de patrullas  en las calles. El operativo, presentado este lunes por la intendente de la policía de la Generalitat Sílvia Catà y el subinspector y portavoz de la Guardia Urbana, Jordi Oliveras, se inició el pasado sábado

El dispositivo policial puesto en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona prevé actuaciones relacionadas con la seguridad, la convivencia, la movilidad y la limpieza en la ciudad. En la parte que atañe a la vigilancia, en el espacio público habrá patrullas mixtas, de un agente de los Mossos y uno de la Guardia Urbana, que asumirán funciones de proximidad y de prevención de los delitos.

“Queremos incrementar la percepción de seguridad de los compradores”, ha afirmado Catà, que a la pregunta de si está previsto algún operativo antiterrorista habida cuenta de que se mantiene un nivel de 4 sobre 5, ha precisado: “Mantenemos la presencia policial fija en puntos en los que ha ya estamos desde hace meses”.

Aglomeraciones

En las zonas en las que se prevén aglomeraciones, esencialmente de compradores, mossos y Guardia Urbana intensificarán la presencia de patrullas uniformadas y compartidas. También se redoblará la vigilancia en el metro, que suele ver aumentada la afluencia de viajeros durante la época navideña. En el caso del suburbano, habrá patrullas tanto de uniforme como de paisano con el objetivo de detectar la presencia de carteristas.

La Guardia Urbana, según anuncia el consistorio, combatirá la venta ambulante, incluida la de los vendedores de alimentos y bebidas, el consumo de alcohol en las calles y el uso de instrumentos musicales que moleste a los vecinos, entre otros aspectos. 

Fin de año

También se intensificarán las inspecciones a locales para frenar los ruidos excesivos, el exceso de aforo y el consumo de alcohol por parte de menores. Durante la  noche de fin de año habrá un dispositivo policial que incrementará los controles de alcoholemia y de drogas.