Ir a contenido

LA ECONOMÍA DE LA CAPITAL CATALANA

La ocupación del sector tecnológico en BCN crece ocho veces más que la global

Las TIC empleaban en la ciudad en el 2018 al 5,5% del total de trabajadores, 60.000 personas

El colectivo, con un salario superior al medio, creció el 55% entre el 2012 y el año pasado

Toni Sust

Fábrica de ’start-ups’ en Barcelona en noviembre.

Fábrica de ’start-ups’ en Barcelona en noviembre. / FERRAN NADEU

Mientras puestos de trabajo que desempeñaban nuestros abuelos ya no existen y muchos de los que tuvieron nuestros padres parecen amenazados de muerte, hay sectores que atesoran un presente solvente y un futuro esperanzador. Y uno de los que más destaca en ese campo es el de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), que gana espacio a una velocidad considerable. Los números indican que ese fenómeno se da en Barcelona. Así se desprende de los datos que maneja el Departamento de Estudios de la Gerencia de Economía, Recursos y Promoción Económica del consistorio. 

Según cifras que proporciona este organismo, 59.393 personas trabajaban en empleos relacionados con las TIC en 2.800 empresas en Barcelona en el 2018, cuando en el 2011 el colectivo ascendía a 39.767 empleados. Se trata de un incremento de trabajadores del 54,7% en seis años, un periodo en el que en el conjunto de la economía en la ciudad registró un crecimiento de puestos de trabajo del 16,5%. Por empresas, las que desarrollan una labor relacionada con las TIC en la ciudad han crecido el 48,7% en esos años, en tanto que el global de sociedades que trabajan en la capital catalana se incrementaba en un 8,6%. El sector de las TIC  reúne el 5,5% de los puestos de trabajo de Barcelona y el 3,8% de su tejido empresarial. 

Dos velocidades

En la estadística de la variación interanual de la ocupación asalariada en función de la actividad económica de la ciudad, se observa la diferencia de velocidad con la que crece el entorno de las TIC y el general. En el tercer trimestre del 2019, la ocupación asociada a las tecnologías de la información y la comunicación creció un 8,5%, más de ocho veces más que el incremento medio de la ocupación, que fue del 1,1%

Pero si globalmente el crecimiento, aunque reducido, es positivo, en otros sectores ha habido un descenso de ocupación asalariada: sucede en el caso de las actividades financieras y de seguros, que baja un 1%, como en el de las industrias manufactureras (-1,7%), el colectivo del empleo doméstico (-1,8%) y el de la energía eléctrica y gas (-7,9%), entre otros.

Los datos del consistorio también indican que los empleos de la economía digital tienen solidez. El 55,9% de los contratos de trabajo vinculados con las TIC que se firmaron en el 2018 fueron indefinidos, cuando en el conjunto de la contratación ese porcentaje fue de un 14,4%. En el frente salarial, el sector de las tecnologías de la información y la comunicación también supera a la media. El sueldo anual medio de los empleados de las TIC era en el 2017 de 38.090 euros, significativamente superior al salario medio del conjunto de sectores laborales, que es de 30.263 euros, siempre según el Departamento de Estudios de la Gerencia de Economía. 

Otra característica del sector que el consistorio destaca es el de su posicionamiento internacional, según determinadas clasificacciones. El StartUp Heatmap Europe indica que Barcelona es en el 2019 la tercera ciudad preferida para crear una 'start up', por detrás de Londres y Berlín y por encima de París, Ámsterdam y Lisboa.
El informe Decoding Global Talent 2019, de The Boston Consulting Group, sitúa a la capital catalana como la quinta ciudad más atractiva para el talento digital por detrás de Londres, Nueva York, Berlín y Ámsterdam. Además de la buena salud del sector, es de suponer que en ambos casos influyen significativamente la calidad de vida, el buen tiempo y el mar de Barcelona. 

No solo 'telecos'

«Cuando hablamos de ideología digital, podemos diferenciar el sector TIC en sí mismo, la gente que trabaja en tecnologías de la información y la comunicación, la parte industrial, y otra de servicios, como el diseño de páginas web y su mantenimiento y la edición electrónica, por poner algunos ejemplos», explica Àngels Santigosa, directora de estudios de la Gerencia de Economía, Recursos y Promoción Económica del ayuntamiento.
Santigosa cita ejemplos de cómo el sector afecta a todo tipo de cuestiones emergentes: la robótica, el internet de las cosas, aplicaciones relacionadas con la salud, como los diagnósticos a distancia.

Hace unas décadas, la sociedad empezó a dar por hecho que una vía para garantizarse el futuro laboral era estudiar Ingeniería de Telecomunicaciones. Santigosa subraya que estudiar telecos o informática o matemáticas  no es el único camino a las TIC, que la mezcla de perfiles es la norma. Que en Silicon Valley las empresas contratan a licenciados en Filosofía. Y que el componente humanístico y artístico será clave en el futuro.

Falta de profesionales

Lo que está claro, destaca la directora de estudios de la Gerencia, es que si bien el sector está en expansión, uno de sus problemas potenciales es no contar con los empleados que necesitaEs un hecho comprobado que faltan profesionales con una formación orientada a las TIC, y es un problema generalizado. Años atrás, la Comisión Europea alertó de que en el 2020 cerca de 900.000 empleos relacionados con las TIC no podrán cubrirse por la falta de perfiles adecuados.