Ir a contenido

ZONA ESTRATÉGICA

El ayuntamiento tendrá en diciembre la gestión directa del Port Olímpic

Sanz y Collboni anuncian el acuerdo definitivo de cesión de competencias por parte de la Generalitat

Las discotecas de la zona estarán cerradas en verano y los restaurantes podrán aguantar hasta el 2023

Toni Sust / Helena López

El Port Olímpic de Barcelona.

El Port Olímpic de Barcelona. / Albert Bertran

Jaume Collboni y Janet Sanz han anunciado este jueves que el complejo camino administrativo previo al inicio de la reforma de Port Olímpic ya ha concluido. El primer y la segunda tenientes de alcalde han comparecido para anunciar que la Generalitat ya ha cedido las competencias del puerto al consistorio, que llevaba tiempo reclamándolas. En diciembre, ha precisado Sanz, la gestión ya será municipal. “Es un espacio que habíamos perdido para la ciudad”, ha afirmado Collboni.

Las primeras obras comenzarán en el 2020, y la teniente de alcalde ha subrayado que se cuenta con que en mayo del año que viene las discotecas de la zona del puerto ya no estén en funcionamiento, lo que la concejala ha calificado de "un éxito para los vecinos". "Entre 2020 y el 2024 haremos que el puerto sea distinto, podremos decir que hemos recuperado un espacio emblemático de la ciudad, que se ha ido desligando de los usos que quieren los vecinos", ha declarado Sanz, que ha recordado que la reforma será liderada por Barcelona de Serveis Municipals y que tiene un presupuesto previsto de 40 millones de euros.

Collboni ha asegurado que el "reto" es que una vez las discotecas ya hayan cesado su actividad no queden "espacios vacíos", y que no deje de haber actividad en la zona. "Es muy arriesgado crear zonas vacías", ha recalcado.

Los restaurantes, a la espera

Las primeras obras que tendrán lugar son las necesarias para la reforma del Dic de Recer, que podrán licitarse cuando se oficialice la cesión de competencias. La segunda labor será la nueva concesión de actividades y el cese de los usos actuales de los locales de ocio del muelle de Mestral.

El ayuntamiento quiere que en la zona se ubiquen propuesta de restauración de proximidad, pero si bien las discotecas cerrarán sus puertas antes del verano, los restaurantes que están en funcionamiento en el muelle de Gregal podrán mantener sus puertas abiertas hasta que se reforme esta parte, algo que no está previsto hasta el 2023.

Victoria vecinal

Jordi Giró, presidente de la asociación de vecinos de la Vila Olímpica, ha querido estar también presente en la rueda de prensa de presentación del acuerdo, tras el que llevaban años. "Para nosostros hoy es un día importantísimo, sobre todo después del verano tan duro que hemos pasado", ha señalado Giró, para quien este paso era el primero e imprescindible para dibujar el puerto de futuro de quieren. "El nuevo puerto tiene que ser una oportunidad para el barrio y para la ciudad", prosigue el líder vecinal, quien insiste en que quiere -y van a- estar presentes en la difinición de los nuevos usos. A ojos de Giró, el puerto tiene que servir par acercar el deporte náutico al conjunto de la ciudadanía. "Estamos seguros que con los nuevos usos vendrá mucha más gente que ahora, y es lo que queremos, que este lleno de vida", concluye, insistiendo en la idea ya apuntada por Collboni de que no pueden permitir que el lugar quede abandonado durante la transición. 

Las quejas de los vecinos por los actuales usos del espacio han estado lideradas en los últimos años por la agrupación de vecinos Moscú-Ramon Trias Fargas, quienes sufrían -aún sufren- los daños colaterales de vivir en el único camino entre la salida del metro y la zona de macrodiscotecas. Su portavoz describía escenas literalmente para no dormir: gritos de euforia a la llegada, al salir del metro, el botellón, la fiesta y la decadencia del después, casi el peor momento, aderezada con los hurtos aprovechando la falta de reflejos, cuando no los comas etílicos, por no hablar de sus porterías convertidas en una suerte de lavabo público.    

El anuncio del cierre definitivo llega justo cuando concluye el periodo de sanción de Pachá. El 6 de noviembre el consistorio precintaba por 15 días la icónica discoteca fruto de un expediente sancionador abierto en mayo por deficiencias e incumplimientos en materia de seguridad.