Ir a contenido

LA VERSIÓN DEL CONSISTORIO

"La acampada no puede eternizarse"

El Ayuntamiento de Barcelona avisaba horas antes del desalojo de que la protesta de la plaza de la Universitat estaba cerca de su final

Toni Sust

Los acampados en la plaza de la Universitat durante la asamblea que celebraron el 3 de noviembre.

Los acampados en la plaza de la Universitat durante la asamblea que celebraron el 3 de noviembre. / SERGI CONESA

El Ayuntamiento de Barcelona era cauto al afrontar el debate sobre qué desenlace debía tener la acampada de la plaza de la Universitat“Es de sentido común que la acampada no puede eternizarse”, decían fuentes del ayuntamiento horas antes de que fuera desalojada la protesta. Pero recuerdan que incluso la junta electoral avaló la acampada pese a la petición de Ciudadanos de que fuera desalojada antes de las elecciones legislativas del pasado 10 de noviembre.

Mossos y Guardia Urbana

El ayuntamiento vio signos de debilitamiento en el abandono del espacio por parte de algunos participantes, algunos de ellos vinculados con partidos políticos. Y, de algún modo, el consistorio apreció que a la par que asistentes, la acampada había perdido apoyo en la calle. También recuerdan que se han registrado incidentes de gravedad variable, desde una agresión sexual a la detección de material robado.