Ir a contenido

VIOLENCIA EN EL SUBTERRÁNEO DE BARCELONA

Apuñalado un vigilante del metro en la estación de Paral.lel de Barcelona

El hombre se había colado y al ser reprendido por la seguridad ha sacado una navaja

El agresor ha dejado también herido leve a un mosso cuando intentaban reducirlo

Carlos Márquez / Guillem Sánchez

Pelea entre un pasajero y vigilantes del metro en la estación de Paral·lel, en Barcelona.

Nueva agresión en el metro de Barcelona. Ha sucedido este martes poco antes de las siete de la mañana. Una pareja de vigilantes del subterráneo han visto a un hombre colándose en la estación de Paral.lel, se han acercado y le han pedido que retrocediera para pagar el billete. La estampa ha terminado con uno de los trabajadores de seguridad apuñalado en la pierna y el agresor, de 28 años y de nacionalidad española, detenido. Por el camino, un agente de los Mossos también ha resultado herido leve.

Una persona que ha presenciado los hechos describe al sujeto como “enorme”, de 1,90 metros y 120 kilos. Tras ser advertido por los vigilantes ha reaccionado con violencia y amenazando con clavarles una navaja que blandía en una mano que escondía en la espalda o en el bolsillo de la sudadera. En el vestíbulo se ha intentado que dejara en el suelo el cuchillo, pero se ha negado. Incluso algún viajero se ha acercado para tratar de que entrara en razón. Sin suerte. “Si tú me amenazas, te apuñalo, así de claro te lo digo”, ha respondido a los intentos del personal del metro de que se calmara y depusiera su actitud violenta. 

Forcejeo

Según los testigos, y tras varios minutos de discusión, ha bajado las escaleras y ha alcanzado el andén, donde se le ha cerrado el paso para evitar que llegara a zonas de peligro, por la cercanía con las vías o por la presencia de otros pasajeros. Ahí se ha producido la reyerta. Desigual en número, igualada en cuanto a fuerza física. Han conseguido tirarlo al suelo, pero en el forcejeo, el hombre ha tenido tiempo de apuñalar a uno de los vigilantes en el gemelo. Un corte, según un testigo, de unos cinco centímetros y del que ha sido tratado en el hospital

En ese momento han llegado varios agentes de los Mossos, que han ayudado a rematar la faena. Y aunque la cosa parecía controlada, el detenido ha causado heridas leves a uno de los policías. Por ello se le imputan los delitos de atentado y lesiones a un agente de la autoridad. Un portavoz de Mossos confirma que el hombre tiene varios antecedentes violentos.