Ir a contenido

PROTESTAS POR LA SENTENCIA DEL 'PROCÉS'

Barcelona repondrá los contenedores del Eixample quemados durante los disturbios a partir de este jueves

El consistorio contabilizó 1.044 unidades vandalizadas durante los disturbios del pasado mes de octubre

Luis Benavides

Contenedores acumulados debajo del puente de Marina a la espera de instrucciones para repartirlos por todo el Eixample

Contenedores acumulados debajo del puente de Marina a la espera de instrucciones para repartirlos por todo el Eixample / RICARD CUGAT

El Ayuntamiento empezará mañana jueves a reponer los contenedores que fueron pasto de las llamas durante los disturbios del pasado mes de octubre en Barcelona. La semana del 14 de octubre el consistorio contabilizó 1.044 contenedores destrozados durante las protestas por la sentencia del 'procés',  principalmente quemados y utilizados como barricadas.

El consistorio retiró de las vías los depósitos que sobrevivieron a las protestas de los activistas más violentos y encargó la fabricación de nuevas unidades para sustituir los vandalizados en Ciutat Vella y Eixample. Estos nuevos contenedores se han ido acumulando en las últimas semanas en diferentes instalaciones municipales como la situada debajo del Pont de la Marina, en el barrio de Fort Pienc.

Hasta ahora se desaconsejaba la colocación de los contenedores en las calles por motivos estrictamente de seguridad, por lo que vecinos y establecimientos han apilado durante todo este tiempo bolsas de basura y otros residuos en la vía, sobre todo en los chaflanes. Un operativo especial formado por dos recolectores y un refuerzo del equipo habitual con camiones de carga por detrás que permiten  introducir en los vehículos los residuos que quedaron fuera de los contenedores se encargaron de retirar todos estos elementos de la vía pública.

Las zonas más afectadas por la falta de contenedores fueron el entorno de Via Laietana, la plaza de Urquinaona, calle de Trafalgar, paseo de Gràcia y alrededores de la Conselleria d'Interior, ubicada en el paseo de Sant Joan con Diputació, que mañana comenzarán a recuperar la normalidad.

La factura

Los desperfectos ocasionados solo en estos elementos del mobiliario urbano dedicados a la recogida de residuos domésticos asciende a 1,3 millones de euros. Contando los desperfectos sufridos en otros elementos del mobiliario urbano, la pavimentación de unos 6.400 metros cuadrados que sufrieron los efectos del fuego y las horas extras del personal municipal, especialmente el de limpieza, la factura de los disturbios supera los 3,1 millones de euros.