Ir a contenido

ERC vence en Barcelona pese a perder votos

Un PSC castigado es segundo, JxCat mejora y Cs se hunde, tras el PP y la CUP

Patricia Castán

Colas para votar en Barcelona, en la escuela Auro.

Colas para votar en Barcelona, en la escuela Auro. / JORDI COTRINA

Medio año después del 28A, los efectos de la sentencia del 'procés' no han alterado los tres primeros puestos en la capital catalana, aunque ERC consigue despegarse un punto del PSC, con el que casi empató en las generales del pasado abril. La diferencia más sustancial es que los republicanos -pese a dejarse unos 30.000 votos- son ahora la fuerza más votada (en algunos casos por un puñado de sufragios) en seis de los 10 distritos. No obstante, también socialistas y En Comú Podem  pierden volumen y porcentaje de votos, en un pastel más repartido, donde JxCat avanza una posición -al desplomarse Ciutadans-, seguido por el resurgimiento del PP.

La entrada en acción de la CUP -a continuación- ha atrapado el voto secesionista más radical, con casi un 7% de las papeletas y marca también un incremento del voto independentista en la ciudad de Barcelona, aunque seis de cada 10 votos son para partidos constitucionalistas. En ese marco, lo más llamativo es el pinchazo de la burbuja de Cs, mientras que los populares y la ultraderecha de VOX mejoran notablemente sus cifras. 

Pero aunque el podio no se haya visto alterado, el peor parado de los tres es el PSC, al perder casi tres puntos (unos 35.000 apoyos y dejar de ser la fuerza más votada en dos de los cinco distritos (Sant Martí y Sant Andreu) donde se impuso la pasada primavera. En toda la ciudad sufre el castigo de sus votantes, y solo sigue a la cabez en Ciutat Vella, Nou Barris y Horta-Guinardó, respecto a los comicios de hace seis meses.

A la derecha en la zona alta

Y si los comuns apenas se han movido en estos meses (pierden unas décimas), quien  recupera algo de oxígeno es JxCat, al mejorar quedar segundo en Gràcia y el Eixample, y recuperar su trono en Sarrià-Sant Gervasi. En este último distrito es más llamativo el crecimiento disparado del PP, que casi dobla votos y se pega a los talones de los neoconvergentes. Y aunque en la zona alta VOX sube, ningún resultado es allí tan brutalmente radical como el de Ciutadans, al perder dos tercios de sus votantes.

Un dato: la ultraderecha suma allí, por encima de la Diagonal, tantos adeptos como casi en Nou Barris.