Ir a contenido

En Gorg

Un muerto y dos heridos graves en Badalona en una pelea convocada por dos bandas | Vídeo

Más de 30 personas de origen paquistaní participaron en la disputa, que tuvo lugar anoche en el barrio de Gorg

Los Mossos investigan si los dos grupos habían quedado para enfrentarse dado las contundentes armas que llevaban

Guillem Sànchez

Pelea entre bandas paquistaníes en la Rambla del Gorg, en Badalona / EL PERIÓDICO

Un hombre murió y dos más resultaron gravemente heridos en un salvaje enfrentamiento librado entre dos bandas de ciudadanos paquistanís, algunos de ellos muy jóvenes, el domingo por la noche en el barrio de La Salut de Badalona. La Guardia Urbana de la ciudad logró arrestar a nueve implicados, aunque las llamadas de los vecinos al 112 informaron de que la cifra de personas que reunió la pelea rondaba la treintena. Los dos grupos habían quedado para pelearse

Los Mossos d'Esquadra se han hecho cargo de una investigación que, según algunos indicios, conecta con una disputa territorial entre grupos de lateros –que en realidad pertenecen a organizaciones criminales que distribuyen también cocaínamarihuana y potenciadores sexuales– por las zonas más turísticas del centro de Barcelona. El del domingo por la noche fue el episodio más grave de este enfrentamiento, que acumula ya varios antecedentes similares, tal como avanzó EL PERIÓDICO.

Sobre las diez de la noche, el ruido sacó a muchos vecinos al balcón. Lo que vieron allí asomados les costó de digerir. Asistían a un enfrentamiento a muerte entre dos grupos de hombres paquistanís, algunos muy jóvenes, en la explanada donde se encuentra la estación de Gorg de la línea de Metro. Al principio, según relatan, la batalla fue un intercambio de pedradas y gritos en una lengua que no supieron reconocer. Sin embargo, uno de los bandos recibió refuerzos y eso desequilibró la balanza. Los más numerosos fueron a por los que estaban en minoría. La afrenta pudo acabar en una masacre a juzgar por las armas que usaban. Había cuchillos jamoneros, catanasbates machetes. Al menos dos individuos, heridos de gravedad, huyeron por el metro. Cogieron un tren subterráneo y lograron escapar. Sin embargo, uno estaba tan malherido que apareció minutos después sin vida, recostado en un banco del andén. Otro, que no logró alcanzar la estación, fue acorralado, apaleado y apuñalado contra la pared de un bloque de viviendas.

Con la llegada de la policía local de Badalona los agresores se dieron a la fuga. Según parece, los nueve arrestados fueron interceptados porque habían seguido hasta el metro a los rivales a los que pretendían dar caza y al regresar a la superficie se toparon con agentes en las bocas de acceso al transporte urbano. Los dos heridos de gravedad están ingresados en el Hospital Vall d'Hebron. Los detenidos fueron trasladados a la comisaría de los Mossos en Sant Adrià de Besòs.

Una batalla antigua

Según fuentes consultadas por este diario, una de las hipótesis que manejan los investigadores de la policía catalana es que este podría ser un nuevo capítulo de la guerra que libran desde hace meses dos clanes de traficantes de origen pakistaní. Se disputan el control de las zonas más pobladas de turistas del distrito de Ciutat Vella de Barcelona. Tanto del litoral como de las calles adyacentes a La Rambla. Con la operación Bacar se extirpó en octubre del 2018 la mafia dominicana que se había adueñado de los narcopisos del Raval. El vacío que dejó fue rellenado por otra organización criminal, esta de origen paquistaní, que fue objeto de otra operación, la Suricat, en junio del 2019. Este segundo golpe desarboló una estructura basada en otro modelo de narcotráfico, el de los pisos de la droga que –sin salas de venopunción clandestinas, rasgo distintivo de los narcopisos, desarrollados como un modelo de negocio basado en el consumo de la heroína– suministraban cocaínamarihuana o potenciadores sexuales a clientes vinculados al ocio nocturno.

La operación Bacar acabó con los narcopisos, pero la Suricat no acabó con los pisos de la droga, que se sostienen sobre una red de 'punteros' o 'captadores'. Estos actúan como comerciales en las esquinas del casco antiguo en busca de turistas a los que ofrecen droga, los acompañan hasta un piso en caso de que deseen comprarla y, en su interior, culminan el trapicheo. Como en los narcopisos, los traficantes también aprovechan la inviolabilidad del domicilio para dificultar la tarea policial. Pero estos ya no son un lugar para inyectarse heroína, sino que funcionan más como un pequeño supermercado para llevar a cabo el intercambio. 

Violentos 

El sábado 25 de mayo, antes de la Suricat, en una violenta pelea, ocurrida casi enfrente de la comisaría de la Guardia Urbana en Ciutat Vella, los implicados usaron machetes de dimensiones tan espeluznantes como las intervenidas tras el tumulto del domingo. Fuentes policiales apuntan a que, de nuevo, el de Badalona podría ser otro episodio protagonizado entre los mismos clanes rivales: uno afincado en Badalona con ansias de expandirse y otro de Barcelona, decidido a defender su zona.

El 'conseller' de Interior, Miquel Buch, ha sostenido la hipótesis de que la trifulca guarda relación con bandas dedicadas al narcotráfico. Y el alcalde de Badalona, Álex Pastor, ha ido más lejos y ha aseverado que el capítulo, aunque ha ocurrido en su ciudad, forma parte de un conflicto de mayor calado y que los jóvenes implicados se habían citado para ajustar cuentas. Por eso iban armados hasta los dientes.

Pelea mortal entre bandas paquistaníes en Badalona. / EL PERIODICO

Extorsionados 

Tal como publicó EL PERIÓDICO, la organización criminal paquistaní desarticulada el pasado mes de junio en el barrio del Raval explotaba a sus compatriotas obligándolos, por la fuerza, a vender droga. Con la operación Suricat, saldada con 54 detenidos, no solo cayó una red de narcotraficantes sino también un engranaje de trata de seres humanos. Los trasladaban por diferentes rutas que conectaban Pakistán con Barcelona y al llegar a la capital catalana les comunicaban que habían contraído con la organización una deuda, que podía oscilar entre 12.000 y 25.000 euros.

La red les quería sobre todo para trabajar de captadores. Su función era buscar compradores a pie de calle y podían hacerlo esperando en esquinas de callejuelas transitadas o aparentando ser simples vendedores ambulantes de latas de cerveza que, en cuanto entablan una conversación con los clientes, les preguntaban si querían 'algo más'. Si algún turista aceptaba, los captadores le acompañaban hasta pisos controlados por la organización que aprovechaban el principio de inviolabilidad de los domicilios para llevar a cabo el trapicheo.