Ir a contenido

A PARTIR DEL 1 DE ENERO

La tarifa del agua bajará el 4,95% en el área de Barcelona

El AMB aprobará este martes la medida, la reducción "más grande de la historia", según el Ayuntamiento de BCN

El Periódico

Una persona se dispone a llenar agua del grifo.

Una persona se dispone a llenar agua del grifo.

La tarifa del agua bajará un 4,95% en el área metropolitana de Barcelona a partir del 2020, la reducción más grande de la historia según el Ayuntamiento de Barcelona. El descenso, que formalmente se aprobará martes en el pleno del Consejo Metropolitano, no entrará en vigor hasta el 1 de enero. Se calcula que cuando se aplique sumará un ahorro conjunto de 16 millones de euros y beneficiará a 2,8 millones de usuarios de dentro del ámbito de los 23 municipios gestionados por Aigües de Barcelona.

El vicepresidente de Medio Ambiente de la AMB y concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica de Barcelona, Eloi Badia, ha calificado “de histórica” la bajada. Las reducciones en la tarifa acumuladas desde el año 2015 suman un 9%.

Los municipios beneficiados por la medida y con gestión del agua por parte de la empresa concesionaria, Aigües de Barcelona, Empresa Metropolitana del Ciclo Integral del agua (ABEMCIA) son Badalona, Barcelona, Begues, Castelldefels, Cerdanyola del Vallès, Cornellà, Esplugues, Gavà, el Hospitalet, Montcada i Reixac, Montgat, Pallejà, el Papiol, Sant Adrià de Besòs, Santo Boi, San Clemente, Sant Feliu, Sant Joan Despí, Sant Just Desvern, Santa Coloma de Cervelló, Santa Coloma de Gramenet, Torrelles y Viladecans.

En declaraciones a los medios, Badia ha añadido a la espera de conocer la sentencia definitiva que el TSJC tiene que dictar sobre el servicio metropolitano de aguas, que la rebaja de la tarifa anunciada demuestra que "una gestión responsable del agua siempre se hace mejor desde la Administración pública”.

Coste excesivo

“Teníamos precios unitarios que no se ajustaban y esto quiere decir que se facturaban costes que el mercado puede proveer a un importe menor”, ha explicado Badia en declaraciones a los medios. Según el consistorio, el AMB ha podido reducir el gasto formulado por la empresa en diferentes partidas, como por ejemplo la energía eléctrica, las asesorías -algunas se han detectado como “redundantes”-, los trabajos de mantenimiento para terceros o las partidas de publicidad. “Hay campañas que tienen sentido y otros que no”, ha dicho Badia, comentando que se han encontrado con campañas centradas en una promoción de marca y, por el contrario, no se difunden mejoras del servicio o elementos como el ahorro de agua.

Además, también se añaden algunas condiciones a partir de ahora porque se requiera el aval de la Administración para salir adelante con ciertas acciones publicitarias y gastos en investigación y desarrollo, que tendrán que ser “en beneficio exclusivo de los usuarios del ámbito metropolitano”.