LUCHA HISTÓRICA EN BARCELONA

Vecinos de los Tres Turons se reorganizan contra los derribos

Afectados por el viejo plan urbanístico en marcha crean una nueva plataforma vecinal para defender sus casas

La ejecución del "gran pulmón verde de la ciudad" supone la expropiación de 300 viviendas en la montaña

Pancarta de denuncia en la puerta de la primera aseamblea de la PHATT.

Pancarta de denuncia en la puerta de la primera aseamblea de la PHATT. / ROBERT RAMOS

Se lee en minutos

Fran Bernal habla de dos realidades paralelas. La "vecinal, vecinal, la de la gente de a pie" y "la del ayuntamiento y las asociaciones oficiales". Para intentar dar voz a la primera este viernes ha echado a andar con una asamblea en el instituto Ferran Tallada la Plataforma d'Habitatges Afectats dels Tres Turons (PHATT). "Reivindicamos nuestras casas como parte de la memoria de esta ciudad. No podemos entender que en medio de una crisis habitacional como la que vivimos, el ayuntamiento se dedique a gastar dinero en expropiar y derribar casas dignas", resume Bernal, impulsor de la iniciativa y uno de los 300 vecinos afectados por el plan urbanístico que lleva décadas sobrevolando sus vidas. "Por un lado se homenajea a los barraquistas y por el otro nos quieren expulsar a nosotros, que somos sus herederos; por un lado se construyen pisos en contenedores de barco ante la falta de vivienda social y por el otro quieren tirar casas, generando más familias a las que realojar; por un lado critican que la ciudad está perdiendo su identidad, su autenticidad, y por el otro quieren borrar parte de su historia que permanece en pie", enumera el activista vecinal señalando las contradicciones en las que, a sus ojos, cae el gobierno municipal con la ejecución del plan.

Noticias relacionadas

En abril se publicaron los nombres de los tres equipos de arquitectos ganadores del concurso municipal para "consolidar los Tres Turons como gran pulmón verde de la ciudad" y a partir de noviembre, es decir, de la semana que viene, se iniciarán los trabajos de redacción de los tres anteproyectos, que se acompañarán, según fuentes municipales, de "acciones participativas que han de permitir recoger las inquietudes y demandas del vecindario y las entidades del territorio". Pero, el problema en el que se basa la denuncia de la PHATT es que el proyecto de parque que se busca perfilar en estas "acciones" parte de una premisa: el derribo de las viviendas, que choca frontalmente con sus demandas. Quieren vivir donde llevan décadas haciéndolo, pese a las dificultades. Unas dificultades que históricamente se habían vinculado a la espada de Damocles que suponía su afectación urbanística y los obstáculos para obtener permisos de obra para mejorar sus viviendas que eso implica, a las que en los últimos años se han sumado, sobre todo las cercanas a las baterías antiaéreas del Carmel, los problemas de la presión turística. El mirador se ha convertido en uno de los imprescindibles de la ciudad para miles de visitantes (y punto de referencia del botellón para propios y extranjeros). 

Una de las críticas y razones para la creación de la PHATT, que bebe de la lucha de la asamblea de Vallcarca, es la falta de información de la que aseguran disponer los vecinos directamente afectados, a los que les va la casa en el proyecto. "Recibimos las noticias a través de los medios de comunicación y de las entidades que están en contacto con el ayuntamiento, que son precisamente las favorables al plan", denuncian.

Temas

Urbanismo