Ir a contenido

MOVILIDAD

Sant Martí recoge firmas para mejorar la seguridad vial alrededor de las escuelas

Asociaciones de familias de alumnos denuncian que "muchas motos circulan a gran velocidad por la acera"

Un niño perdió la vida la semana pasada al ser atropellado por una moto a pocos metros de la escuela Grèvol

Luis Benavides

Imagen de archivo de un accidente de moto en Barcelona.

Imagen de archivo de un accidente de moto en Barcelona. / RICARD CUGAT

Una semana después del atropello mortal a un niño de 5 años en la calle de Provençals, a pocos metros de la escuela Grèvol, varias asociaciones de familias de alumnos de centros educativos de Sant Martí han lanzado una recogida de firmas para mostrar su "malestar" en relación a la circulación en las inmediaciones de las escuelas del distrito. Exigen "medidas de pacificación relacionadas con la movilidad" alrededor de todos los centros educativos de la zona.

Las asociaciones de padres y madres de los alumnos que suscriben esta recogida de firmas denuncian que en los alrededores de las escuelas los conductores “se saltan los semáforos” , que existen “cruces peligrosos no controlados” y que “muchas motos circulan a gran velocidad por la acera”. En número de motos en los alrededores de centros educativos como la Escola Fluvià es muy elevado, aseguran, por la proximidad de numerosas oficinas. "Ya hace tiempo que nos quejamos de esto y no queremos que vuelva a suceder una desgracia como el atropello en Provençals", explica una de las impulsoras de la campaña, Isa Rubio, miembro de la AFA Escola Fluvià. 

Los impulsores de la recogida de firmas, tanto físicas como digitales a través de la plataforma Change.org, solicitan a la consejera de movilidad del distrito, Sílvia Casorrán, que se aplique la normativa ya existente en otras zonas de la ciudad de Barcelona como la limitación de la velocidad a 30 kilómetros por hora y la colocación de badenes o bandas sonoras en un radio de no menos 200 metros de la entrada al centro educativo. “Son cosas que ya se hacen en otras zonas escolares de Barcelona y alrededores. ¿Por qué no en la nuestra?”, aseguran en el comunicado.

La consejera de movilidad de Sant Martí asegura que la Guardia Urbana ya analizó el entorno de todas las escuelas y una de las prioridades de este mandato es pacificar todo el distrito. "A excepción de alguna arteria principal como la Gran Via, la idea es limitar la velocidad a los 30 kilómetros por hora en todas las calles", explica a este diario Casorrán, quien también recuerda que el exceso de velocidad está detrás de la gran mayoría de los accidentes de circulación con víctimas mortales en el interior de la ciudad (17 en lo que llevamos de año, de los cuales 10 son motoristas y 5 peatones). "Hemos de tirar adelante acciones para conseguir que coches y motos reduzcan su velocidad", ha añadido.

Respecto a las motos, la asociación de familias pide al consistorio que persiga a los motoristas que circulan por las aceras y facilite más aparcamientos en la calzada “para que así dejen libre la acera por donde pasan los niños para ir a la escuela”. En el comunicado, las familias esperan que estas medidas permitan a los más pequeños “disfrutar del espacio público con seguridad y confianza”. “La buena convivencia de los diferentes usos se debe garantizar dando prioridad al sector más desprotegido”, añaden. 

Temas: Motos