Ir a contenido

AUSENCIA EN EL CONSISTORIO

ERC y JxCat abandonan las comisiones municipales para protestar contra Colau

Exigen a la alcaldesa el pleno extraordinario que anuló sobre la sentencia del 'procés'

Las ordenanzas para el 2020 pasan su primer trámite en ausencia de media oposición

Toni Sust

Munté, en el momento en el que ha explicado por qué Junts per Catalunya abandonaba la comisión de Derechos Sociales.

Munté, en el momento en el que ha explicado por qué Junts per Catalunya abandonaba la comisión de Derechos Sociales. / ACN / BLANCA BLAY

ERC y Junts per Catalunya están más que descontentos con la decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de anular el pleno extraordinario sobre la sentencia del Tribunal Supremo por el juicio a los políticos presos por el ‘procés’ que convocó para el jueves pasado y que anuló cuando arreciaron los disturbios, para no echar más gasolina al fuego. Republicanos y posconvergentes no entendieron la decisión y consideran que el ayuntamiento se ha puesto de perfil en pleno estallido de la tensión.

Por todo ello, los dos grupos han optado por abandonar las comisiones municipales previstas para este lunes y para mañana, que debían celebrarse la semana pasada y que se aplazaron hasta estos días. “No participaremos en los debates previstos. Este gobierno no ha estado a la altura de sus responsabilidades negando un debate político”, ha afirmado la concejala de ERC Montse Benedí, que ha recordado que otros ayuntamientos y la propia Diputación de Barcelona sí han hecho ese debate.

Por parte de JxCat, la concejala Neus Munté ha recordado que su grupo ya alertó la semana pasada de que no acudiría a las comisiones, y ha aludido a la sentencia “injusta y desproporcionada” del Supremo. “Colau no ha permitido ni un pleno. Constatamos que el acuerdo de gobierno con el PSC y el pacto de investidura con Manuel Valls son determinantes en la acción y el posicionamiento político de la alcaldesa”, ha dicho Munté.

A la salida de la comisión, el jefe de filas de ERC en el consistorio, Ernest Maragall, ha subrayado que le parecía inviable participar en las comisiones en las actuales circunstancias.

Cuatro comisiones

Las comisiones a las que ERC y JxCat dejarán de asistir serán las de Derechos Sociales, que se ha celebrado esta mañana; la de Economía, programada para esta tarde; la de Presidencia, que tendrá lugar este martes por la mañana y la de Urbanismo, este martes por la tarde. Por ahora los dos grupos no han planteado públicamente la posibilidad de que no acudan al pleno ordinario de octubre, previsto para el próximo viernes.

La primera consecuencia de esa decisión es que la propuesta de ordenanzas para el 2020 ha superado el trámite inicial para ser debatida en el pleno. No supone ningún cambio, porque estaba previsto que la oposición se guardara hasta el pleno su voto al respecto de la propuesta, dentro de la que destacan los planes del gobierno de un aumento del pago del IBI de un 5,46% de media -por la eliminación de topes que antes dejaba exentas a aquellas viviendas con un valor catastral inferior a los 300.000 euros-; elevar el coste del párking para no residentes en Barcelona, así como un incremento en el canon de terrazas y en la tarifa de la grúa municipal y el alcantarillado, entre otros.

En el caso del aparcamiento, se persigue eliminar las dos horas de gratuidad de la zona azul, de 14.00 a 16.00, así como cobrar más a los coches más contaminantes y subir el precio tanto en el área azul como en la verde, en el caso de los no residentes. Si el proyecto prospera, los residentes verán extinguida la posibilidad de aparcar gratis si no tienen multas, y no tendrán gratis el agosto, como hasta ahora. Pero el suyo es un cargo menor: un euro por semana, poco más de 50 al año, cuando una plaza privada cuesta 150 euros mensuales en muchos casos.

El recargo turístico

Uno de los puntos más relevantes de las ordenanzas afecta especialmente a la oposición: se trata del recargo de hasta cuatro euros por persona y día de la tasa turística, una propuesta formulada por el grupo de ERC, que la pactó con los socios del gobierno, Barcelona en Comú y el PSC, y con Junts per Catalunya.

"Lo que hoy presentamos es el punto de partida, con recorrido hasta diciembre", ha recordado la concejala de Hacienda, Montserrat Ballarín, al presentar el proyecto. Y así es: si el pleno valida las ordenanzas provisionalmente este viernes, volverán a votarse en diciembre tras un periodo en exposición pública.