Ir a contenido

Barcelona reclamará los daños en las manifestaciones violentas

El consistorio se va a personar contra los altercados por las afectaciones al patrimonio

Los perjuicios económicos tras las protestas vandálicas ascienden a los dos millones de euros

Elisenda Colell

Destrozos junto a plaza de Urquinaona.

Destrozos junto a plaza de Urquinaona. / ACN / Maria Bélmez

El Ayuntamiento de Barcelona va a reclamar el daño ocasionado en la ciudad tras las protestas violentas que han tenido lugar en la ciudad des del pasado martes. El consistorio pidió el pasado jueves un informe a los servicios jurídicos para que estudien la viabilidad de reclamar por la vía civil a los acusados de daños contra patrimonio de la ciudad

"El patrimonio público está siendo el gran damnificado en estas protestas, ya llevamos gastados más de 2 millones de euros solamente en reponer los contenedores" ha explicado a El Periódico el primer teniente de alcaldía de la ciudad, Jaume Collboni. El consistorio ha duplicado el gasto en los servicios de la limpieza, para reparar el máximo número de daños y pintadas posibles. "Nuestra voluntad es dar la máxima imagen de normalidad posible", ha añadido. Esta mañana Collboni ha visitado la denominada 'zona cero' de las protestas, es decir la zona de plaza Urquinaona, Via Laietana, calle Trafalgar y Paseo de Gracia, que ayer sufrió los mayores desperfectos, para hablar con vecinos y comerciantes. 

Retirada de contenedores

Para evitar que suceda de nuevo, el consistorio ha ordenado quitar de la zona todos los contenedores y macetas que aún quedaban en la zona perimetrada del Eixample donde se han multiplicado los disturbios. "Lo que veníamos haciendo era retirar alguno, ahora, los hemos quitado todos para evitar que los manifestantes los usen para provocar desperfectos", ha expuesto Collboni. 

Por lo que afecta a los comercios, los daños físicos son más bien pocos, según ha expresado el concejal. "Alguna piedra en el escaparate, y ya están tramitando las reparaciones con las aseguradoras", ha asegurado. El problema estará en las pérdidas económicas, que aún no han sido contabilizadas. Porque el concejal les ha recomendado que cierren puertas a partir de las seis de la tarde, para evitar daños personales entre los trabajadores.

Daños en el metro y autobús

Los violentos ocasionaron destrozos por valor de 130.000 euros en el metro y 84.000 si se tienen en cuenta las marquesinas de los autubuses según TMB. Hay un total de 24 trenes pintados por los grafiteros, que accedieron ilegalmente a las instalaciones.

La estación más afectada fue la de Urquinaona (L4) que sufrió destrozos en los accesos y el vestíbulo. Los violentos destrozaron tres cámaras de seguridad y requisaron 9 extintores También hay 5 marquesinas completamente destrozadas, las más cercanas a Urquinaona y 30 más de los alrededores también han sufrido algún daño. Además, 12 autobuses tendrán que ser reparados, diez de ellos por pintadas, uno por las ruedas pichadas y otro al que le arrancaron el retrovisor. 

Nadie a la calle

También han advertido a todos los vecinos de la zona que, si vuelve a haber altercados, se encierren en sus casas. Nada de ir a bajar agua para apagar los fuegos, o barrer las calles por ellos mismos. "De esto ya se encargan los bomberos o los servicios municipales, que son los responsables profesionales de ello", ha explicado Collboni. 

El próximo lunes el Ayuntamiento de Barcelona ha convocado una reunión entre sindicatos, patronal y gremios de la ciudad para valorar los efectos económicos de los disturbios. "Veremos en qué podemos ayudar entre los pocos instrumentos de los que puede usar el consistorio", ha añadido Collboni.