Ir a contenido

DEL 13 AL 19 DE OCTUBRE

Barcelona reivindica su memoria viva

La 'Festa de les comunitats de memòria' rescata la sabiduría de los barrios: de los pescadores de la Barceloneta a la rumba gitana de la calle de la Cera

Con el Born CCM como epicentro, programa acciones como 'La huella de las mujeres en el barrio de Sant Pere, un archivo de memoria inmaterial sobre los cuidados'

El Periódico

Encuentro en la Barceloneta, este domingo.

Encuentro en la Barceloneta, este domingo. / ROBERT RAMOS

Elevar a Cultura, así, en mayúsculas, la cultura popular: la de las plazas, los lavaderos, los vestuarios de las fábricas y las cocinas. La de aquellos, aquellas -ellas fueron siempre más silenciadas; sus conocimientos, considerados secundarios- cuyos saberes y sabores no han cabido (casi) nunca en los cosmopolitas museos de la ciudad. Ese es uno de los (ambiciosos) objetivos de las jornadas 'Memòria Viva; festa de les comunitats de memòria', que han arrancado este soleado domingo y se alargarán hasta el próximo sábado, 19, día grande de esta singular apuesta, enmarcada en la nueva programación de El Born CCM, aunque sus actos -acciones- se distribuyen por toda la ciudad, como el saber popular.

En la primera jornada los escenarios elegidos han sido la periférica Vallbona, con una ruta por el Rec Comtal, patrimonio por el que los vecinos llevan años luchando, y la Barceloneta de los delantales blancos. La acción de la Barceloneta buscaba explorar la memoria del barrio marinero desde la perspectiva de las mujeres a través de la cocina, los sabores y los alimentos; así como sus implicaciones en las formas de vida y trabajo, dentro y fuera del ámbito doméstico. Un recorrido simbólico de la barca a la cocina, pasando por el mercado, en una acción fruto del proceso de trabajo que han llevado a cabo las entidades de la Xarxa de Comunitats de Memòria, que ha acabado con un vermut en la plaza del mercado, centro neurálgico de un barrio con carácter (se autodenominan L'òstia por algo), que se resiste a morir pese a la asfixiante presión turística. 

Relatos no reconocidos

"Memòria Viva es una celebración de la memoria como una herramienta para transformar el presente y el futuro. Una invitación a experimentar las prácticas culturales ejercidas de forma casi invisible en nuestros barrios. Un encuentro abierto destinado a descubrir relatos no reconocidos que tienen las raíces en la vida cotidiana. Un tiempo y un espacio para revelar relatos, paisajes y prácticas del pasado de la ciudad que han sido menospreciadas, excluidas, olvidadas", señala el concejal de Memoria Democrática del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Rabassa.  

Este lunes por la tarde, hay programadas otras dos actividades, también exteriores. En el Eixample, 'Dies quotidians en temps de guerra. Un itinerari de memòria històrica' (Enric Granados, 16, 18 horas) y en el Raval, 'Rumb a la rumbapassat i present de la comunitat gitana del carrer de la Cera' (Casal de barri Folch i Torres, 19 horas).