09 abr 2020

Ir a contenido

ORDENANZAS FISCALES

El ayuntamiento pretende que las terrazas paguen hasta cuatro veces más

Colau propone que la tasa pase de 0,46 a 1,95 euros por metro cuadrado y día en la zona más cara

El sector recibe la propuesta con "estupefacción" y evita posicionarse antes de conocer todos su contenido

Toni Sust / Natàlia Farré

Terrazas en la plaza Reial.

Terrazas en la plaza Reial. / JORDI COTRINA

Una de las modificaciones más significativas de la propuesta de ordenanzas fiscales para el 2020 atañe a las terrazas. El gobierno considera que el pago actual es excesivamente bajo y pone como ejemplo el caso de la zona más cotizada, la Rambla, en la que se abona 0,46 euros por metro cuadrado y día de terraza. La propuesta es multiplicar esa cantidad por cuatro y reclamar 1,95 euros por día y metro cuadrado en la zona más cara.

El ejemplo que emplea el gobierno es el de una mesa con cuatro sillas, con una ocupación del espacio público de nueve metros cuadrados. Por ese supuesto, un restaurador paga ahora mensualmente 124 euros como máximo y un mínimo de 22. Si prospera el plan de Colau, el que contribuye con 124 euros pasaría a abonar 527 euros mensuales, y el mínimo subiría de 22 a 27 euros.

En Europa

El consistorio argumenta la propuesta del incremento como el fruto de un análisis de la situación que se vive en otras ciudades de Europa, como Roma, Milán y París. También considera relevante el hecho de que en los últimos años se haya producido una mayor demanda de ocupación del espacio público que limita el de los peatones. La zona más cara, en la que se persigue multiplicar por cuatro el coste, incluye el paseo de Gràcia, la Rambla de Catalunya, plaza Reial, plaza de Catalunya, la zona de la Boqueria y el entorno de la Sagrada Família.

La propuesta del ayuntamiento no ha gustado a los restauradores, cuyo gremio evita pronunciarse hasta que no conozca todos los detalles del incremento que sugiere el consistorio. Aun así, fuentes del sector han confesado la “estupefacción” con que se ha recibido la posible subida de la tasa. Las mismas fuentes han afirmado, además, que desde la restauración no se entiende como el ayuntamiento, conocedor de los malos resultados cosechados este verano en las zonas más turísticas de la ciudad, se ceba precisamente en estas áreas.

Marco legal

El gobierno municipal muestra “desconocer el funcionamiento de una pyme, el modelo de empresa más extendido en la restauración”, continúan desde el sector, al tiempo que aseguran que estudiarán “el impacto” que supondría tener que contribuir con una tasa más alta, y también que barajan la idea de consultar si este incremento “se adecúa al marco normativo” o, por el contrario, se sale de la legalidad.