Ir a contenido

Barcelona registra un accidente de patinete eléctrico al día

El incremento de estos vehículos empieza a tener su reflejo en los datos de siniestralidad

Varias aseguradoras ofrecen ya productos específicos para este nuevo modo de transporte

Luis Benavides / Óscar Hernández

Dos usuarios de patinete eléctrico.

Dos usuarios de patinete eléctrico. / RICARD CUGAT

El Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) de Barcelona, que atiende todas las urgencias sanitarias que se producen en la vía pública, ha detectado en las calles un incremento de los accidentes de tráfico con heridos protagonizados por los llamados Vehículos de Movilidad Personal (VMP), la mayoría de ellos patinetes eléctricos. "Cada mes que pasa hay más siniestros de este tipo, aunque hay que precisar que la gran mayoría de lesionados son leves", explica Jesús Ramírez, uno de los jefes operativos del SEM en Barcelona que, como otros médicos de este servicio, asiste en persona muchos de estos sucesos, sobre todo los más graves. "Al haber más patinetes, es lógico que haya más accidentes", reitera. Pese a carecer de una estadística exacta porque el SEM no siempre apunta el tipo de vehículo implicado, afirma que este servicio atiende cada día al menos un accidente urbano con un patinete implicado.

Aunque ni la Guardia Urbana ni el Ayuntamiento de Barcelona facilitarán datos de este incremento de la nueva siniestralidad "hasta que al acabar el año se desglosen los siniestros por tipos de vehículo", aclara una portavoz, el dato del SEM sobre un accidente diario confirma un aumento paulatino desde el último balance de accidentes con patinete eléctrico realizado en la ciudad de Barcelona, el del 2018. En el apartado de los VMP con motor se registraron 129 accidentes con víctimas

Esta siniestralidad creciente ha provocado un aumento de las voces que abogan por la necesidad de instaurar un seguro obligatorio para estos ciclos, sin descartar tampoco el casco y el chaleco reflectante. El concejal de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, y el director del Servei Català de Trànsit, Juli Gendrau, se muestran favorables a estas medidas. La DGT también las contempla.

Ahora mismo, la obligatoriedad de disponer de un seguro de responsabilidad civil depende de cada municipio. En Barcelona no es obligatorio para los patinetes particulares. Solo deben contratarlo las empresas de alquiler de estos ciclos, que también deben imponer el casco a los clientes.

Responsabilidad civil voluntaria

Actualmente el seguro solo es obligatorio en Pozuelo de Alarcón y Alicante, aunque usuarios de otras ciudades han contratado voluntariamente seguros de responsabilidad civil (la garantía que actúa cuando otras personas resultan heridas por un accidente causado por el tomador del seguro). También existen seguros complementarios que cubren el robo y los daños en el patinete en caso de siniestro.

El RACC es una de las compañías que han desarrollado diferentes productos pensados para la nueva movilidad: el Racc Scoot y el Racc Scoot +, cuyo precio es de 39 euros al año en su versión más básica. Zurich, por su parte, también ofrece a través de su plataforma Klinc la cobertura para esta nueva tipología de vehículos que incluye la responsabilidad civil, defensa jurídica y, opcionalmente, daños accidentales. Los clientes de esta plataforma, que se gestionan exclusivamente a través de una ‘app’, tienen una media de 32 años y pagan unos 40 euros al año de media. Si bien las aseguradoras consultadas por este diario prefieren no dar cifras absolutas, fuentes de Zurcich sí confirman un crecimiento mensual del 162% desde diciembre del 2018.

AXA ofrece una cobertura a partir de 20 euros al año a personas mayores de edad y siempre que el patinete no supere los 30 kilómetros por hora y 50 kilos de peso. Otras entidades aseguradoras como Catalana Occidente, en cambio, no tienen productos específicos para conductores de patinetes pero ofrecen una cobertura de responsabilidad civil a las personas que ya son clientes.  Mapfre, por su parte, ha incluido recientemente la defensa jurídica y responsabilidad civil de patinetes eléctricos en su póliza Hogar Platino.

Siniestros en manos de abogados

Así, por unos 20 euros es posible cubrirse las espaldas en caso de siniestro con el patinete. Los accidentes, con la proliferación de estos vehículos ligeros, han aumentado en los últimos años. Algunos, sobre todo los más graves, acaban en manos de abogados.

De los tres casos de accidentes con patinete eléctrico que han pasado por el despacho del abogado Sebastián Farriols Martínez destaca el de una mujer que salía de trabajar en Sant Feliu de Llobregat y al pisar la acera un patinete se la llevó por delante. A causa del impacto y la caída, la peatón sufrió un latigazo cervical y arañazos. El abogado está a la espera de que le remitan el atestado policial del accidente para presentar la reclamación contra el conductor del patinete.

"Los ayuntamientos tienen que regular ya la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil. No solo pensando en que la víctima cobre una indemnización, sino también para que el conductor no acabe pagándola el resto de su vida", apunta Farriols. Él mismo ganó una causa por lesiones de una anciana que fue atropellada por una bicicleta en el parque del Besòs. La aseguradora ofreció 30.000 euros por las lesiones, pero la última sentencia fijó una indemnización de 147.000. En aquel caso el conductor era un niño, pero sus padres tenían un seguro de responsabilidad en la póliza del hogar que ha cubierto el pago.

"A veces lo difícil con los patinetes y las bicicletas es identificar al conductor, ya que carecen de matrícula. Yo aconsejo pedir el DNI a los implicados y hacer una foto con el móvil del documento", apunta Farriols, que recuerda otro caso de colisión de dos patinetes en una esquina. "Los dos sufrieron lesiones leves y decidieron no reclamar. Otro de los temas que ha llevado es una reclamación al fabricante de un patinete  que, por un fallo mecánico, provocó una lesión a su conductor.

Otro abogado penalista, Tino Adell, opina que el seguro debe proteger sobre todo a la víctima de un atropello. "Si no hay seguro y el conductor del patinete no es solvente, por ejemplo por ser muy joven, la víctima puede no cobrar nunca la indemnización", afirma. 

Las dificultades para regular los VMP

La asociación UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradores y Reaseguradoras) representa a más de 200 compañías de seguros que juntas abarcan el 96% del negocio en España.  Fuentes de esta asociación explican  a EL PERIÓDICO que la principal dificultad para regular los VMP en estos momentos radica en la identificación y el registro. "Actualmente, el seguro obligatorio de automóviles es posible porque existe un registro del vehículo que viene de fábrica, el número de bastidor, y un registro público como la matricula que juntos hacen posible un sistema de control posterior como la ITV, las sanciones y el pago de impuestos", sostienen fuentes de UNESPA.

El paso previo a la obligatoriedad o no del seguro a terceros, explican los expertos en seguros, será determinar qué tipo de regulación merecen estos MVP. En este sentido, Europa está dividida en dos grandes bloques en cuanto a la regulación de estos vehículos de movilidad personal. Por un lado están los países e instituciones que sostienen que  estos artefactos ligeros y eléctricos encajarían en la definición de "vehículo" que estable la actual directiva del seguro de automóviles y, por tanto, ya están regulados. Otros países e instituciones, sin embargo, consideran que los patinetes y otros vehículos ligeros eléctricos quedan fuera del ámbito de aplicación de la directiva y debería crearse una normativa específica. En esta segunda corriente se encuentran el Gobierno de España y prácticamente el conjunto de las aseguradoras españolas, representadas por la asociación UNESPA.

Está previsto que en el 2020 la Comisión Europa, el Parlamento y el Consejo Europeo lleguen a un acuerdo en cuenta al ámbito de aplicación de la directiva del seguro del automóvil y expresen de manera clara si esta norma es de aplicación o no para los vehículos ligeros eléctricos. 

Fuentes de esta asociación de entidades aseguradoras consideran que si finalmente los VMP quedan fuera del ámbito de aplicación de la directiva, es decir no son considerados como un coche o una moto, será necesario establecer un marco normativo específico “proporcional al riesgo creado en su circulación”. “Se debería buscar un sistema de identificación y registro de los VMP, así como establecer una normativa de circulación y seguridad vial específica y uniforme a nivel nacional”, añaden las mismas fuentes, que también recuerdan que esta hipotética “ley propia para los VMP” conlleva muchos temas a tener en cuenta: fijar unos capitales asegurados para este tipo de vehículos, fijar un sistema de registro de vehículos, establecer un régimen sancionador y definir una normativa de circulación y seguridad específica, entre otros.