27 oct 2020

Ir a contenido

Construcciones icónicas

La Casa Batlló, el edificio modernista junto al que es más caro alquilar

Un estudio analiza el posible impacto en el precio de la vivienda según la proximidad de las obras de Gaudí

El Park Güell, en Gràcia, es el que menos influencia ejerce, seguido del Palau Güell y la Sagrada Família

Lourdes Barragán

La Sagrada Familia, pese a ser el monumento modernista más visitado de Barcelona, no sería la opción más cara cerca de la que comprar una vivienda.

La Sagrada Familia, pese a ser el monumento modernista más visitado de Barcelona, no sería la opción más cara cerca de la que comprar una vivienda. / ELISENDA PONS

Abrir el balcón de casa y encontrarse con la Sagrada Família puede agradar a muchos. También hay a quien sorprenderá saber que, pese a ser el monumento más famoso e internacional de Barcelona, vivir junto al Templo Expiatorio puede ser más barato que instalarse en los alrededores de otros edificios icónicos

Así lo muestra el estudio realizado por CBRE España, una empresa de servicios inmobiliarios que ha analizado en el último año cómo afecta al precio de la vivienda vivir en un ratio de 300 metros de distancia respecto a los principales edificios modernistas de Barcelona. Las zonas más baratas coinciden, además, con aquellas que menos aumentan en su precio por ubicarse más cerca de un edificio de Gaudí. Esta diferencia de precio por proximidad suele ser, además, más drástica a la hora de comprar que a la de alquilar.

Más variación en la Pedrera y la Casa Batlló

Si hablamos de comprar o alquilar viviendas cuyo precio aumente, según el estudio, por ubicarse en las proximidades de famosas construcciones modernistas, hay dos claros vencedores: las que rodean La Pedrera; y aquellas junto a la Casa Batlló, a escasos metros de distancia de la primera. Ambas son las dos zonas más encarecidas en un ratio máximo de 300 metros, aunque la primera sobresale si hablamos de comprar una vivienda. Sobre la segunda aumenta, en cambio, su precio de alquiler.

Comprar una vivienda a menos de 300 metros de distancia respecto de La Pedrera puede ser un 37% más caro que hacerlo en una zona algo más lejana (7.988 euros por metro cuadrado a más proximidad, frente a 5.839 en un ratio de hasta 600 metros, según el estudio). En cambio, instalarse cerca del famoso lagarto multicolor del Park Güell solo cambiará en unos 100 euros su precio final. 

La 'anomalía' de la Sagrada Familia

Vivir junto a la Sagrada Família sería la cuarta opción más barata de entre las cinco analizadas para comprar un domicilio, y la tercera para alquilar. Para Josep Carriódirector de Valoraciones de CBRE y uno de los desarrolladores del estudio, hay dos razones que pueden explicar esta aparente 'anomalía': "Por un lado, el que sea una de las atracciones turísticas más visitadas influye en que los locales decidan no vivir junto al edificio, por la turistificación. Además, sus grandes dimensiones permiten que pueda ser vista desde bastante más distancia (superior a 300 metros, el ratio analizado por el estudio) lo que no ocurre, por ejemplo, con la Pedrera o la Casa Batlló".

El Palau Güell, ubicado en el corazón del Raval, invierte las posiciones del Templo Expiatorio, siendo el más barato en alquiler y el cuarto en compraventa.

Ni el único condicionante, ni el más influyente.

Vivir más o menos cerca de las grandes paradas catalanas no es, claramente, el único factor -ni tampoco el más influyente- que condiciona el precio a pagar. Quienes vivan o frecuenten Barcelona y alrededores saben de sobra que además del monumento también importa la zona en la que se ubican, y los dos edificios que más despuntan en el análisis de CBRE España -la Pedrera y la Casa Batlló- se asientan en el paseo de Gràcia, una zona muy influyente entre la ciudadanía barcelonesa y en pleno centro de la ciudad. Por el contrario, a la cola de compras y alquileres están los alrededores del Park Güell, situado en zonas periféricas que cuentan con más afluencia turística que vecinal, una tendencia que el Ayuntamiento de Barcelona trata de invertir durante los próximos años mediante un Plan Estratégico cuyo objetivo es el de reducir el gran impacto turístico en la zona.