Ir a contenido

RESTAURACIÓN AMBIENTAL

Ecologistas en Acción pide la eliminación de todas las cañas del río Besòs

El plan de la organización para renaturalizar el parque fluvial también incluye la plantación de pequeños bosques de rivera y la instalación de postes con cajas para anidamientos

Luis Benavides

El río Besòs, desbordado a su paso por Santa Coloma de Gramenet

El río Besòs, desbordado a su paso por Santa Coloma de Gramenet / JOAN CORTADELLAS

La organización Ecologistas en Acción ha presentado este viernes un proyecto para renaturalizar el río Besós en sus últimos nueve kilómetros, los que separan Montcada i Reixac y la desembocadura en Sant Adrià de Besòs.

Uno de los miembros de la organización y autor del plan de renaturalización, Quim Pérez, considera fundamental erradicar la caña común y otras especies exóticas invasoras. “El río ha cambiado mucho en los últimos años, con una evolución muy positiva, pero la proliferación de la caña común de origen asiático supone un gran riesgo en caso de inundación porque se arranca muy fácilmente, como se pudo comprobar recientemente en las inundaciones en Murcia”, explica  Pérez a EL PERIÓDICO.

La solución para Ecologistas en Acción pasa por crear pequeños bosques de ribera a lo largo del ahora parque fluvia con unas especies que reducirían la velocidad del agua en caso de fuertes riadas. “Esta velocidad es la principal causa de muerte durante las riadas, pues los golpes con elementos sólidos pueden ser muy fuertes”, ha precisado el activista, quien enumera algunas especies  más propias de las riberas mediterráneas como el álamo negro, el álamo blanco, los sauces y el carrizo.

El plan, que en ningún momento propone alterar el cauce actual, también considera otras actuaciones como la implantación de postes con caja de anidamiento para aves y la instalación de paneles informativos para la interpretación ambiental. En total, la ejecución tendría un coste de 1.203.295 euros, que incluirían la limpieza de las orillas, el programa de erradicación de la caña común, las revegetaciones con especies autóctonas, los postes y los paneles. Las actuaciones de mantenimiento y seguimiento tendrían un coste anual, según la organización, de 40.000 euros.

El Manzanares, un referente

El proyecto presentado persigue dotar al tramo una mayor calidad ecológica pero también paisajística. “Proponemos crear pequeñas islas de bosques en uno de los lados, el que actualmente recibe más visitas, para que la gente pueda seguir viendo el río; y en el lado pegado a la Ronda del Litoral sí podría ir un bosque más contínuo”, añade Pérez, quien considera que el modelo a seguir debe ser el Manzanares, renaturalizado con árboles y muy valorado por los madrileños. “El Besòs estaba muy mal y se planteó la recuperación inicialmente desde un punto casi higienista –continúa Pérez-, pero ahora toca dar un paso más para que recupere su función ecológica. La renaturalización comportará una mejora ambiental considerable y un incremento de la biodiversidad”.

El portavoz de Ecologistas en Acción y coordinador del plan, Santiago Martín Barajas, recuerda que el proceso de renaturalización y restauración ambiental del principal río de la capital empezó en marzo del 2016 con un agua “inerte, oscura y maloliente” y que ahora han crecido varios miles de árboles en los que habítan hasta 75 especies diferentes de aves.

La organización ha mantenido reuniones informales con diferentes administraciones y organismos como la Agencia Catalana del Agua. Ecologistas en Acción considera el proyecto "realista y viable", y por ello confía que las administraciones públicas con competencias directas en la gestión del río Besòs puedan asumirlo y ponerlo en marcha. “El uso público ha crecido notablemente y la mejora de la biodiversidad es una realidad”, explican en su informe, pero es necesario “seguir avanzando”.