Ir a contenido

BALANCE DEL GREMIO

Los hoteleros de Barcelona acudirán a los tribunales si el ayuntamiento sube la tasa turística

Piden que también se repercuta el impuesto a otros sectores que se benefician del turismo

Laura Toledano y Cecilia Guillermo

Jordi Mestre, presidente del Gremi d’Hotelers de Barcelona.

Jordi Mestre, presidente del Gremi d’Hotelers de Barcelona. / ACN / AINA MARTÍ

El sector hotelero y el de los alojamientos turísticos han valorado este jueves los "buenos resultados" de la campaña de verano, en los que se superaron las cifras del anterior aunque sin llegar a las del 2017. El Gremi d'Hotels de Barcelona ha afirmado que la ocupación llegó al 83,8%, un 2,9% más respecto del 2018. La Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur), por su parte, ha situado el aumento en cuatro puntos, del 79,5% al 84,1%.  No obstante, pese a dicho crecimiento, ambas entidades han rechazado el incremento de  la tasa turística que propone el Ayuntamiento de Barcelona. Incluso han coincidido en que acudirán a los tribunales si la medida se acaba aprobando.

Tanto hoteleros como pisos turísticos replican a la propuesta consistorial planteando que, en lugar de aumentar la tasa, se extienda en otros ámbitos como pueden ser el transporte o los espacios culturales que también se benefician del turismo y no pagan impuestos por ello. Adversarios en otros frentes, en este caso están dispuestos a unir fuerzas contra el gravamen. 

"[El incremento de la tasa] es una falta total de respeto hacia uno de los sectores más importantes del país", ha espetado este jueves en rueda de prensa el presidente del Gremi d'Hotels de Barcelona, Jordi Mestres. El sector hotelero ya tributa 320 millones de euros al año en impuestos, ha alegado, una suma que considera suficiente teniendo en cuenta que "otros sectores que también se alimentan del turismo no pagan ningún tipo de impuesto". 

A pesar de haber sido "un verano relativamente bueno", el presidente del Gremi d'Hotels ha aprovechado para criticar las "inadmisibles" huelgas en el aeropuerto de El Prat y ha señalado que, en lugar de subir la tasa turística, lo que debería hacer la Administración es gestionar mejor los impuestos o ampliar la base de recepción de fondos en actividades de ocio como museos, excursiones y parques.

Enrique Alcántara, presidente de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Barcelona (Apartur) también ha rechazado rotundamente la tasa turística: "cargar el alojamiento no soluciona el problema de la saturación turística", ha advertido.

En este sentido, Alcántara ha subrayado que el número de hoteles no crece, pero cada vez aumenta más el número de habitaciones turísticas ilegales, cifrado en 9.000, uno de los problemas que afectan directamente al sector. "No tienen tasas, no está regulado. El turista irá a este tipo de habitaciones donde tienen precios más económicos", ha denunciado. También ha admitido que la Administración "ha trabajado bien" para combatir los apartamentos ilegales, pero ha pedido un mayor esfuerzo para "fiscalizar las habitaciones".

Actualmente, la tasa turística corresponde a un 5% del precio por noche y por persona, pero según Alcántara, "con la propuesta del ayuntamiento llegaría a triplicarse hasta el 15%, unas cifras que no se encuentran en ningún otro lugar". Igual que el Gremi d'Hotels, este sector ha apuntado a otros sectores para aplicar el gravamen, y ha reclamado asimismo poder participar en la decisión de la tasa a través de una mesa de colaboración con gremios hoteleros y el ayuntamiento, para decidir el importe y a qué se destina.

En otro orden de cosas, Apartur ha advertido que existen factores de riesgo como el ‘Brexit’ que pueden alejar y dificultar al mercado inglés, el más importante para el sector en Barcelona a nivel europeo, y también ha avisado de la situación política y la inseguridad, aunque estos no condicionaron directamente las cifras de ocupación este verano.