Ir a contenido

DISPOSITIVO NOCTURNO

El asesino del Port Olímpic se suicida en Badalona

Antidisturbios desplegados en el barrio de Sant Roc y decenas de vecinos en la calle han seguido el operativo policial

El otro implicado en este crimen se entregó a los Mossos d'Esquadra pocos días después del homicidio

Guillem Sànchez

Dispositivo de los Mossos en el barrio de Sant Roc de Badalona para detener al supuesto asesino del Port Olímpic. / GUILLEM SÁNCHEZ

Diversas dotaciones de antidisturbios de los Mossos d’Esquadra se han desplegado en el barrio de Sant Roc de Badalona para tratar de detener al asesino del Port Olímpic. Según fuentes policiales, el autor se ha suicidado antes de ser capturado. Decenas de vecinos han seguido hasta altas horas de la madrugada el operativo policial, custodiado por varias unidades de la Brigada Móvil y efectivos de la policía local de Badalona. 

Los investigadores buscaban al sospechoso desde hacía casi un mes después de que matara a una joven que estaba de fiesta e hiriera de gravedad a un guardia de seguridad en el Port Olímpic.

El otro implicado en el crimen de la joven de 26 años se entregó poco después de los hechos. Este segundo, sin embargo, seguía desaparecido aunque los Mossos sospechaban que se escondía cerca de Sant Adrià de Besòs.

El crimen ocurrió la madrugada del 4 de septiembre en el interior de la discoteca Smar de la zona de ocio del Port Olímpic, en el distrito barcelonés de Sant Martí. Los dos hombres intentaron quedarse con el teléfono de la víctima pero esta se dio cuenta y avisó al vigilante. El trabajador fue a buscar a los dos ladrones, todavía en el interior de la discoteca, y recuperó el teléfono. 

Grabado por las cámaras

Las cámaras del local captaron la secuencia. En las imágenes se ve cómo el vigilante insiste en obligar a los implicados a salir del bar. Es en la puerta cuando uno de los dos agresores apuñala al vigilante de seguridad en el abdomen. La cuchillada hace que el trabajador, herido, se retire y entre en el bar. Pero la mujer, que había seguido al vigilante –tal vez para protestar ante la bofetada que acababan de propinarle los mismos que le habían quitado el móvil– sigue allí, y es entonces cuando el agresor va a por ella. Le asesta una cuchillada, a la altura del pecho, y trata de darle por lo menos otra. Después, los dos agresores huyen del bar.

El empleado del local se pone la mano en la herida para taponarla mientras la mujer se refugia en el interior del bar, donde al final se desploma. La muchacha fue trasladada por una ambulancia del Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) en parada cardiorrespiratoria al Hospital del Mar, donde falleció horas después, sobre las siete de la mañana.

Temas: Catalunya