Ir a contenido

La fiesta de Barcelona

Collboni critica a Torra por no ir a la comitiva de la Mercè

Ambos presiden la jornada de 'castellers' desde el balcón del Ayuntamiento de Barcelona

Agencias

Gigantes, en las fiestas de la Mercè.

Gigantes, en las fiestas de la Mercè. / ACN / Aina Martí

El alcalde accidental de Barcelona, Jaume Collboni, ha encabezado este martes la comitiva popular de la Mercè hasta el Ayuntamiento, que no ha contado con ningún miembro del Govern, aunque sí ha asistido a misa previa la secretaria de la Presidencia de la Generalitat, Meritxell Masó. Lo ha hecho sin el presidente de la Generalitat, Quim Torra, que el año pasado sí participó, ni Colau, que está en Nueva York para participar en la cumbre mundial sobre la crisis climática de la ONU. Collboni ha criticado la ausencia del 'president': "Hoy se ha roto una tradición de toda la etapa democrática", ha dicho al respecto.

Torra sí ha asistido a la jornada castellera en la plaza Sant Jaume, donde precisamente ha acabado el desfile la comitiva.

En la plaza de la Mercè, los 'castellers' han hecho un 'pilar', y la 'enxaneta' ha desplegado una pancarta pidiendo libertad para los presos independentistas.

Comitiva popular

En la comitiva, junto a Collboni, estaban la teniente de alcalde de Movilidad, Urbanismo y Ecología, Janet Sanz; el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle; el líder de ERC en Barcelona, Ernest Maragall; la de JxCat, Elsa Artadi; la de Cs, Luz Guilarte; el del PP, Josep Bou, y el concejal de Deportes, David Escudé, entre otros.

Han recorrido diversas calles de camino al ayuntamiento, donde se han congregado decenas de barceloneses y turistas para contemplar la comitiva, algunos de los cuales han aplaudido a su paso, y otros han mostrado también pancartas en defensa de los dirigentes soberanistas presos.

La comitiva ha llegado después al ayuntamiento, desde donde las autoridades han contemplado el inicio de la actuación 'castellera' de la plaza Sant Jaume, en la que varios asistentes han coreado 'Llibertat' para los presos independentistas.

En la misa, el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, ha emplazado a responsables políticos, civiles y militares a educar a las generaciones futuras para "ayudar a sacar, a forjar esos valores que ya llevan y enseñar a ponerlos al servicio de los demás".