Ir a contenido

Los buses de la red ortogonal de Barcelona circulan a menos de 13 km/h

Las líneas V-27, D-40, H-6, H-12 y H-16 son las que requieren mejoras prioritarias, según un estudio del RACC

La falta de sincronización semafórica y los giros a la derecha de coches y motos, entre las causas principales

Luis Benavides

Un autobús de la línea H12, de la red ortogonal, en la Gran Via de Barcelona.

Un autobús de la línea H12, de la red ortogonal, en la Gran Via de Barcelona. / Archivo / Joan Puig

Los vehículos de la nueva red ortogonal de autobuses de Barcelona circulan por debajo de los 13 kilómetros por hora fijados por el 'Pla de Mobilitat Urbana Sostenible' (PMUS) impulsado por el ayuntamiento en el 55% de su recorrido. Este dato aparece en un estudio del Reial Automòbil Club de Catalunya (RACC), que ha pedido mejoras para aumentar "la competitividad" de esta alternativa al coche privado. "La gente busca rapidez y este es un punto mejorable", ha asegurado el director del RACC, Josep Mateu, este martes por la mañana durante la presentación del informe, enmarcado en la Semana Europea de la Movilidad Sostenible.

El informe, ‘Análisis de la competitividad de la nueva red ortogonal de Bus de Barcelona’, pretende detectar las claves para seguir mejorando la nueva red ortogonal, la que nombra las líneas con las letras H, V y D, según su trayectoria en el mapa de la ciudad sea horizontal (de Besòs a Llobregat o viceversa), diagonal, o vertical (de mar a montaña). "Para mejorar la calidad del aire, el transporte público es clave. Si no conseguimos que mejore y tenemos uno eficiente, difícilmente conseguiremos los objetivos fijados", ha subrayado Mateu.

El estudio se basa en el análisis de 13 de las 28 líneas ortogonales de altas prestaciones: H-4, H-6, H-8, H-12, H-16, V-3, V-13, V-21, V-27, V-31, D-20, D-40 y D-50. También se han estudiado tres líneas convencionales (L-7, L-33 y L-39) con fines comparativos. En general, el grado de satisfacción de los viajeros con esta nueva red es elevado, con una puntuación de 8 sobre 10, según el trabajo del RACC. "El cambio ha sido positivo y ha supuesto una mejora para los usuarios, pero este informe analiza si estos cambios consiguen los objetivos fijados por el ayuntamiento (en el PMUS), ha puntualizado el director de la Fundació RACC, Lluís Puerto, quien considera en líneas generales que "TMB deberá plantearse medidas urgentes para ser más competitivos", más si cabe en un escenario como el planteado a partir del próximo 1 de enero del 2020, cuando unos 130.000 vehículos no podrán circular por ser demasiado contaminantes.

Actuaciones prioritarias en 5 líneas

Las líneas ortogonales que necesitan mejoras prioritarias, según el informe del RACC, son las líneas V27 (P. Marítim-Canyelles), D40 (Pl. Espanya-Canyelles), H6 (Z. Universitària-Sant Andreu), H12 (Gornal-Besòs Verneda) y H16 (Zona Franca-Fòrum Campus Besòs). Los vehículos de estas líneas circulan a una velocidad más baja y a la vez tienen una demanda de usuarios elevada, concluye el informe.

Por tramos, los 5 más lentos son, por este orden:

  1. Gran Via entre Fira y Plaza de Espanya (H-12, H-16, V-3, D-20 y D-40)
  2. Avinguda Icària - Passeig de Taulat (H-16 y V-27)
  3. Ronda General Mitre - Travessera de Dalt (H-6, D-40 y V-3)
  4. Carrer de Sants - Avinguda Paral·lel (D-20, D-40, H-12 y H-16)
  5. Gran Via en sentido Llobregat (L-7 y H-12)

De las 16 líneas objeto de estudio -entre las 13 de la red ortogonal y las 3 convencionales- solo dos cumplen con el "objetivo de eficiencia": V21 (Pg. Marítim-Horta) y L7 (Fòrum-Zona Universitària), pues las dos registran "una alta velocidad y una demanda elevada durante sus respectivos trayectos. En el extremo opuesto el estudio destaca la D50 (Paral·lel-Ciutat Meridiana) y la L39 (Pl. Urquinaona-Guinardó), con baja velocidad y baja demanda, problemamente debido a que hacen un recorrido paralelo a la línea del metro.

Velocidad correcta, según el Ayuntamiento

Fuentes municipales responden a EL PERIÓDICO que la velocidad comercial tiene una relevancia más alta para la operación que para el usuario. En este sentido, aseguran que precisamente "el principal atributo" de la nueva red de autobuses es la frecuencia, que se traduce en menos tiempos de espera y de trayecto.

Con todo, continúan, la velocidad de la nueva red de buses -unos 11,7km/h kilómetros por hora de media- puede ser algo más baja que el de las líneas concvencinales porque los vehículos de la red ortogonal (H, V y D) atraviesan "las zonas más congestionadas dela ciudad y llevan más pasaje". "Las líneas convencionales incluyen las interurbanas, que elevan la media de la velocidad", añaden las mismas fuentes.

¿Más kilómetros de carril bus?

Para mejorar la velocidad comercial y optimizar el servicio de los autobuses TMB trabaja en la creación de nuevos carriles bus, la implantación de sistemas automáticos de detección de infracciones -dispone de un vehículo a tal efecto- y ajustes semafóricos para dar prioridad al transporte público de la ciudad.

Los tramos con carril bus suelen ser más rápidos (1,1 kilómetros por hora de media), sin bien los responsables del estudio publicado por el RACC desaconsejan crear más de manera indiscriminada. Actualmente la red cuenta con un 25% de carrriles bus que les permite circular de forma segregada. El número de kilómetros de carril bus ha crecido en un 40,4% desde el 2013, pasando de 151 a 212, pero no se ha traducido en "un incremento de la velocidad comercial" significativa de los autobuses, según el RACC.  Esta lentitud y la correspondiente "pérdida de tiempo"  para los usuarios, según el informe, está más bien relacionada con la falta de sincronización de los semáforos, los giros a la derecha que entorpecen la circulación de los buses y los vehículos privados que circulan o paran en estos carriles. 

En este sentido, el informe del RACC recomienda auditar los puntos más conflictivos, ajustar el plan semafórico y extender la flota de autobuses biarticulados en la red si el radio de giro lo permiten. Asimismo, urgen a la ATM a poner en marcha la tarjeta T-Mobilitat, pues entienden que las tarjetas 'contactless' permitirán reducir "el tiempo de acceso a los vehículos y la información obtenida permitirá una mejor gestión de la oferta de transporte público".