Ir a contenido

ACTUACIÓN URBANÍSTICA

La Escuela de Medios Audiovisuales de Barcelona se traslada a Can Batlló

Las instalaciones se encuentran en la primera nave rehabilitada de la antigua fábrica

El centro de FP, de titularidad municipal, se encontraba desde 1993 en la Via Laietana

El Periódico

Instalaciones de la nueva Escola de Mitjans Audiovisuals, en la antigua fábrica de Can Batlló.

Instalaciones de la nueva Escola de Mitjans Audiovisuals, en la antigua fábrica de Can Batlló.

La Escuela de Medios Audiovisuales de Barcelona (EMAV) ultima su traslado para iniciar el curso 2019-2020 en una nave de la antigua fábrica de Can Batlló, que será su nueva sede. La comisionada de Educación del Ayuntamiento de Barcelona, Maria Truñó, y el concejal del distrito de Sants-Montjuïc, Marc Serra, han explicado este miércoles los detalles del traslado de esta escuela pública de formación profesional a la antigua nave industrial que el consistorio está rehabilitando.

Con 5.500 metros cuadrados, la nueva sede permite a la EMAV ampliar el espacio dedicado a las actividades educativas, acoger hasta 600 estudiantes. Además, según ha informado el consistorio, a lo largo del curso 2019-2020, una vez pasados los primeros meses de adaptación, se empezarán a ofrecer espacios de estudio y trabajo, actividades con exalumnos, cursos de especialización o nuevos itinerarios dentro del campo audiovisual.

"Los vecinos ya no vivirán nunca más de espaldas a Can Batlló", ha destacado en rueda de prensa con la comisionada  Truñó. El concejal del distrito ha defendido, por su parte, que espacios como la escuela -que hasta ahora ha tenido su sede en la Via Laietana- permitirán recoser los barrios del entorno con la nueva centralidad que será Can Batlló, como "nuevo polo de equipamientos y espacio verde".

Distintos usos

Este será el primer bloque del recinto de Can Batlló que termine su rehabilitación. El edificio cuenta con recepción, aulas de teórica e informática, zona de edición, salas de reunión, espacios polivalentes y almacén en la planta baja, y con una sala de actos, un estudio de fotografía, plató de televisión, sala de maquillaje, vestuario, locutorios de radio y un estudio de sonido, entre otros, en la segunda planta.

La sala de actos y otros espacios se han diseñado con la intención de que también puedan usarlos entidades de barrio y del distrito, "siempre que se garantice la compatibilidad con la actividad educativa", ha indicado el concejal. La fachada de la antigua nave industrial ha recuperado el estado original -se han reparado los elementos deteriorados-, y se han instalado placas fotovoltaicas que permitirán producir energía sostenible, además de tecnología LED y de clima eficientes.

Serra ha subrayado que han sido los movimientos vecinales los que han impulsado la recuperación de Can Batlló, en el que el Gobierno de Ada Colau prevé ubicar espacios verde y unas 1.000 viviendas -al menos la mitad, sociales o protegidas-, de las que finalizó 52 en el pasado mandato. 

Regreso al barrio de origen

El director de la EMAV, Genís Boquet, ha recordado que la escuela fue ya creada en Sants y que ahora vuelve a su barrio de origen, después de estar desde 1993 en una ubicación que se dijo que era provisional, en la Via Laietana, donde disponían de cerca de 2.000 metros cuadrados, que ahora pasan a casi 5.500, "7.000, si se tienen en cuenta espacios como los pasillos", ha dicho.

La comisionada Truñó ha destacado que esta escuela facilita el acceso al mercado laboral desde la especialización y que estará conectada a otros centros educativos del entorno, y ha defendido la necesidad de ampliar las plazas públicas en la educación postobligatoria en la ciudad.

Desde 1970, la EMAV ofrece ciclos formativos de formación profesional específica de grado superior en el campo audiovisual.  Durante el curso 2018-2019 estudiaron en ella 425 alumnos, y desde su creación, hace 49 años, más de 12.000 profesionales han salido de sus aulas. 

Temas: Can Batlló