Ir a contenido

CONVOCATORIA

Batlle reunirá a los consejos de seguridad de los distritos en septiembre

El teniente de alcalde quiere conocer la aportación de los vecinos de las distintas zonas de la ciudad

Los comerciantes denuncian tolerancia con el 'top manta' en el área del Maremàgnum

El Periódico

Manteros en la zona del Maremàgnum, este domingo.

Manteros en la zona del Maremàgnum, este domingo. / EL PERIÓDICO

Después de monopolizar la atención en estos dos primeros meses de gestión del nuevo gobierno de Barcelona, Albert Batlle se propone tender la mano a los vecinos para que hagan su aportación en la lucha contra la inseguridad. El teniente de alcalde ha solicitado la convocatoria formal durante el mes de septiembre de los consejos de prevención y seguridad de todos los distritos, según ha anunciado el consistorio en un comunicado.

El primero en albergar uno de estos encuentros será Nou Barris, donde el consejo se celebrará el 4 de septiembre. Se espera que las de los nueve distritos restantes tengan lugar durante el mes próximo. Este tipo de reuniones sirven para que las entidades vecinales y los distritos hagan diagnósticos de la situación y aporten información que facilite el debate sobre la convivencia en las distintas zonas de Barcelona.

Participación vecinal

En los foros de prevención y seguridad se vela especialmente por que se garantice la presencia de representantes de los consejos de la mujer y de los mayores de los distritos.

De estos encuentros surgen resultados que después son tenidos en cuenta en las reuniones del Consejo de Seguridad Urbana de Barcelona, que celebra tres sesiones ordinarias cada año: una, durante la primera quincena de febrero; otra, en junio, y una en octubre.

‘Top manta’

La designación de Batlle como teniente de alcalde Seguridad ha sido la decisión que más ha llamado la atención del nuevo gobierno, y que lo ha diferenciado del anterior mandato, cuando no había concejal del ramo. Sobre todo, Batlle ha destacado por ahora por su gestión del ‘top manta’, considerablemente más intensa que en los años anteriores, si bien el gobierno de Colau insiste en que nada ha cambiado.

La venta ambulante se ha topado en las últimas semanas con una fuerte respuesta policial. Algunos comerciantes denunciaban este domingo que no ha sido así en todas partes y que cerca del Maremàgnum se tolera la presencia de manteros.