Ir a contenido

EN LA PLAZOLETA DEL COMERÇ

Detenidos tres sospechosos del botellazo mortal de Ciutat Vella

Agresores y víctima, usuarios de un centro de drogodependencia cercano, se enzarzaron en una pelea

Es la sexta muerte violenta ocurrida en Barcelona en lo que va de verano

Guillem Sànchez

La plazoleta del Comerç en Ciutat Vella (Barcelona), donde murió un hombre en una pelea. / ELISENDA PONS / VÍDEO: EFE

Los Mossos d'Esquadra han detenido a tres sospechosos de la muerte de un hombre la tarde del jueves en la plazoleta del Comerç, en Ciutat Vella. La víctima, un marroquí de 45 años, falleció de un botellazo en una pelea.

Tanto la víctima como los sospechosos del homicidio se conocían dado que son usuarios de un centro de drogodependencia ubicado junto al Arc de Triomf junto al que tuvo lugar la pelea. Los hechos se produjeron poco después de las 16.00 horas del jueves, cuando se enzarzaron en una discusión que acabó cuando uno de los sospechosos se acercó a la víctima, que yacía en el suelo con la cabeza apoyada sobre el asfalto, y le propinó un golpe "brutal" con una botella de cerveza, según han relatado testigos de la secuencia.

En un principio nadie en la plazoleta del Comerç prestó atención a la pelea ya que los conflictos entre usuarios del centro de drogodependencia son habituales. Pero el botellazo hizo enmudecer a la plaza. Los agresores huyeron tras contar a algunos testigos que les pidieron explicaciones que habían actuado así porque la víctima les había "robado".

Los servicios de emergencia, avisados por los vecinos, trasladaron a la víctima aún con vida al hospital pero este murió un par de horas más tarde.

Sexta muerte violenta del verano

El crimen supuso la sexta muerte violenta producida en Barcelona este verano. El 6 de julio murió el marido de una peluquera en el paseo de Manuel Girona. Un encapuchado irrumpió a la hora del cierre en el establecimiento y disparó contra la víctima, que había ido a recoger a su mujer al final de su jornada laboral. Eso fue en Sarrià-Sant Gervasi. El 11 de julio, en un locutorio de la esquina de Entença con Consell de Cent, una discusión entre dos jóvenes se zanjó a navajazos, la víctima recibió una cuchillada en el abdomen y fue trasladada al Hospital Clínic, donde murió.

Las pistolas volvieron a ser el arma homicida el 12 de julio, en el extremo contrario de la ciudad, en Poblenou. Fue a la hora de la cena, en la tranquila plaza de Prim, en presencia de los clientes que ocupaban las mesas de la terraza de un popular restaurante de aquella plaza. Un hombre encapuchado disparó a otra persona y escapó a bordo de un patinete eléctrico. 

El 26 de julio, un hombre murió acuchillado en la plaza de Folch i Torres del barrio del Raval. Sucedió tras una discusión que ninguno de los presentes, entre ellos varios niños, imaginó que terminaría de forma mortal. El crimen ocurrió cerca de una zona de juego infantil. Este martes, el autor se entregó junto a su abogado en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). La madrugada del 28 de julio, un joven chino de 25 años recibió una paliza mortal en un bar del Port Olímpic. Se resolvió así una discusión que minutos antes la víctima, en compañía de otro amigo que resultó herido en un ojo, había mantenido dentro de una discoteca con un grupo de jóvenes. 

  

Temas: Asesinatos