26 sep 2020

Ir a contenido

en la rambla de barcelona

Un cliente enojado causa un incendio en una oficina bancaria con dos baterías de patinete eléctrico

El hombre ha resultado herido como consecuencia de las llamas que él mismo ha provocado

Guillem Sànchez

Un cliente descontento quema una oficina bancaria en La Rambla con unas baterías de patinete. / GUILLEM SÁNCHEZ / VÍDEO: EL PERIÓDICO

Un cliente de una oficina del Banco Santander situada en el número 126 de la Rambla de Barcelona ha resultado herido este jueves como consecuencia del incendio que él mismo ha provocado en la entrada de la entidad con unas baterías de patinete eléctrico.

Según fuentes de la investigación, el hombre tuvo un problema con el banco este miércoles y se ha presentado muy airado esta mañana en la oficina antes de la hora de apertura. Al no poder abrir las puertas ha provocado una deflagración con las baterías (cuyo funcionamiento conoce por su profesión) que ha causado daños en el edificio. 

Seis dotaciones de los Bomberos de Barcelona han tenido que actuar en la extinción del fuego y luego han ventilado el espacio, según fuentes municipales. La Guardia Urbana ha cortado durante unos minutos la circulación del lateral de la Rambla en dirección montaña para facilitar las tareas de los Bomberos. El Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) ha recibido el aviso a las 8.59 hores par atender al herido, que ha sido trasladado al Hospital del Mar.

El trabajador de un hotel cercano, equipado con dos extintores, ha sido quien ha reducido la intensidad de las llamas para lograr que pudieran salir los tres trabajadores de la oficina bancaria que en ese instante se encontraban en el interior. 

El detenido por causar el fuego, en cuanto han prendido las llamas, en lugar de salir a la calle se ha quedado dentro, entre la puerta exterior y la de acceso a la oficina. Un testigo explica que se ha puesto a golpear la puerta interior pero los trabajadores se han negado a abrirle. Finalmente, herido, ha salido por su propio pie a la calle. A los empleados de la entidad les ha tocado esperar a que llegara el trabajador del hotel con los extintores.