Ir a contenido

ABORDAJE DE UN FENÓMENO GLOBAL

Los 'comuns' defienden como propia la gestión policial del top manta

"Lo único que ha cambiado es que ahora disponemos de los efectivos de los Mossos para actuar", apunta un miembro del equipo de Ada Colau

No se sienten cómodos con el discurso de mano dura de Batlle, pero insisten en que el operativo policiaón "por saturación" es el iniciado el mandato anterior

Helena López

Dispositivo policial en la Barceloneta, esta semana.

Dispositivo policial en la Barceloneta, esta semana. / JORDI COTRINA

La incomodidad de Barcelona en Comú ante declaraciones como las hechas por el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, en este diario -quien afirmó que "es inadmisible que lo primero que vean los turistas sean los manteros"- es evidente, pese a la discreción con la que la están llevando (silencio en las redes, terreno que conocen y dominan). Pero una cosa son los discursos -aquello que ahora está de moda llamar el relato- y, otra, los hechos. Miembros del partido de Colau conocedores de su gestión del top manta defienden que el pacto con los socialistas no ha hecho cambiar sus políticas sobre este asunto. Aseguran que el dispositivo de la Barceloneta no es más que el despliegue de la tercera fase de un plan ya iniciado en el paseo de Colón y en la plaza de Catalunya, que no habían podido ejecutar hasta ahora por falta de efectivos policiales. "No habíamos podido actuar así en la Barceloneta antes porque hasta ahora, sospechosamente después de las elecciones, no hemos contado con el suficiente número de Mossos para actuar allí", señala un miembro de los 'comuns' recordando que la reciente operación formaba parte de la hoja de ruta del acuerdo integral interadministrativo para el abordaje de la venta ambulante no autorizada iniciado el mandato anterior.

Es decir, los 'comuns' no comparten el discurso, pero asumen -e incluso algunos reivindican- la autoría del plan policial. "Se está siguiendo la misma lógica de saturación del espacio público, en un despliegue policial que evita la confrontación y la persecución, un operativo basado en llegar al espacio antes de que estiren la manta y evitar así que lo hagan", destaca la misma voz. Plan trazado en una mesa en la que se sentaron desde el responsable de Inmigración de la Generalitat hasta altos cargos del Departament de Interior y de los Mossos d'Esquadra en Barcelona, además de la Guardia Civil, la Policía Nacional, el puerto -actor importante-, Renfe y TMB, y donde salieron también medidas "no policiales" de saturación del espacio público, como instalar jardineras y ampliar chiringuitos.

Cuatro líneas de trabajo

En esa misma mesa, formada recogiendo el guante del Síndic de Greuges, se elaboró una propuesta de plan con cuatro líneas de trabajo: la gestión del espacio público, la investigación de qué pasa en las naves en las que se compra la mayoría del material que se vende en la manta (de dónde procede ese material, quién lo compra y quién lo vende, por dónde entra y cómo), las alternativas sociolaborales y la facilitación de los procesos de regulación.

Los 'comuns' se mueven así entre la incomodidad de reivindicar la autoría intelectual de un plan que, aunque integral, incluye una contundente intervención policial contra personas vulnerables, y la de aceptar el discurso extendido en algunos círculos de que los votos de Valls no eran tan gratis como quisieron vender. Desde el Espacio del Inmigrante señalan que este gobierno de izquierdas está llevando a la práctica las políticas diseñadas por la derecha.  

La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, aseguró el viernes que "en los próximos días" se reunirán con los manteros "para tener acceso a todas sus demandas, conocer en profundidad su situación y ofrecer alternativas", recordó "la necesidad de trabajar conjuntamente con la Generalitat y el Estado para concretar permisos de trabajo y que las acciones no sean solamente en relación a la seguridad" y deseó que la colaboración mostrada estos días por los Mossos "no sea un hecho aislado".