Ir a contenido

Los manteros vuelven al Passeig Joan de Borbó para protestar

Un centenar de vendedores ambulantes han regresado al paseo y han topado con el dispositivo policial

Guillem Sànchez

Los manteros han vuelto este jueves al mediodía al passeig Joan de Borbó y han topado con el dispositivo policial. 

Los manteros han vuelto este jueves al mediodía al passeig Joan de Borbó y han topado con el dispositivo policial.  / JORDI COTRINA

Un centenar de vendedores ambulantes han regresado este jueves al mediodía al Passeig Joan de Borbó de Barcelona, el lugar en el que desde el lunes un dispositivo policial conjunto entre Mossos d'Esquadra, Guardia Urbana y Policía Portuaria impide el 'top manta'. 

Los manteros han sido informados por los policías de que no podían entrar con fardos para la venta ambulante y estos han respondido, en un gesto de resistencia pasiva, sentándose en el suelo del inicio del paseo, junto al Palau de Mar. Agentes de los tres cuerpos han rodeado la concentración y, mientras no vendan ni conviertan el encuentro en una manifestación no comunicada, no van a actuar. 

Ali, uno de los manteros concentrados, ha asegurado que se trata de una acción de protesta que van a repetir "cada día". "Es nuestra forma de ganarnos la vida. Sin esto no podemos sobrevivir", ha añadido. Mañana viernes los manteros han convocado una manifestación de protesta contra el dispositivo policial que les ha expulsado del Joan de Borbó. 

Vendedores 'legales' satisfechos 

En el extremo opuesto están los vendedores ambulantes 'legales', los que pagan la licencia al Port de Barcelona, se dan de alta como autónomos y declaran el IVA de los productos -no falsificados- con los que comercian.

Yamil, que tiene un puesto de ropa, asegura que las ventas han mejorado en estos tres días pero remarca que el cambio principal es que ahora el ambiente es otro. "Ya no hay peleas con ellos (los manteros) para que no se pongan delante de nuestras tiendas, ni entre ellos por los espacios, ni gritos ni empujones. Al fin, un poco de calma."

Maximiliano Ricco lleva más de diez años como vendedor ambulante 'legal' en el Port Vell. Lo que se pregunta es por qué cuesta tanto llevar a cabo operativos policiales como el activado este lunes. 

Con o sin 'top manta', y a pesar del optimismo de Yamil, Maximiliano cree que el negocio no se va a recuperar fácilmente. "Barcelona tiene mala prensa a causa de la inseguridad y el turismo que atrae es cada vez de peor calidad. Al paseo marítimo ya no se acercan americanos, ingleses o alemanes que compren productos artesanales, vienen otro tipo de extranjeros. 

Yamil insiste en ver el vaso medio lleno: "Tal vez ahora estos turistas que se gastaban 20 euros en una camiseta falsa del Barça compren algo en nuestros puestos". 
 

Temas: Top manta