Ir a contenido

El proyecto urbano más ambicioso

Las obras de la estación del AVE de La Sagrera llegan casi a la mitad

La construcción del colosal apeadero multimodal alcanza el 40% de obra construida

Adif sostiene que se va a la mayor velocidad posible pero se niega a dar plazo de entrega

Óscar Hernández

JORDI COTRINA

Las obras de construcción de la futura superestación ferroviaria de La Sagrera han alcanzado ya el 40 % de su ejecución, aunque el Administrador de Infraestrtcturas Ferroviarias (Adif), responsable del proyecto, no se atrave a dar ninguna fecha de finalización. Lo que es seguro es que no estará lista antes de tres años, si se tiene en cuenta lo que va a costar recolocar los trazados de las vías de Rodalies y del AVE por el interior de la estación, la más grande de España y una de las mayores de Europa. El proyecto se comenzó a licitar en el 2009 y el anterior Gobierno, del PP, llegó a anunciar que estaría acabada en el 2020. De momento, es seguro que la estación no se abrirá antes del 2023.

El subdirector de Construcción de Adif, Juan Antonio Hermoso, ha explicado esta mañana en una visita de obras que los trabajos van al máximo de velocidad posible con unos 500 operarios sobre el terreno. "Hay que tener en cuenta que hay muchas dificultades, como el problema del acceso a la zona en obras porque está rodeada de trazados de vías de dos líneas de Rodalies y una del AVE, que no se pueden interrumpir", ha explicado.

Un parque de 40 hectáreas

La obra es faraónica y hay unos cuantos datos que lo avalan. Una vez finalizada la estación, que será subterránea, y cubiertas todas las zonas de vías de acceso, quedará en superficie un inmenso parque de 40 hectáreas de extensión, el equivalente a 40 manzanas del Eixample. Como la mayor parte de la zona en obras está por debajo del nivel freático, los operarios deben bombear cada día cuatro millones de litros de agua, el equivalente a cinco piscinas olímpicas.

El proyecto incluye también un inmenso nuevo colector, el de Rambla Prim, para desviar otros tres colectores de agua que pasan por la zona en obras (Onze de Setembre, Riera d'Horta y Josep Soldevila). La futura estación tendrá un vestíbulo común de 12.000 metros cuadrados, cuya estructura ya puede apreciarse con los muros de hormigón y la cobertura de tres de sus niveles. El edificio central incluye un aparcamiento para 1.436 coches.

Ocho vías del AVE

Pero lo más importante es sin duda que será la primera gran estación intermodal de España en tres niveles distintos. En el superior habrá cuatro andenes de 450 metros para el AVE (con un total de ocho vías). En el intermedio, un vestíbulo de 12.000 metros cuadrados y un aparcamiento para 1.400 coches. Y en el inferior estarán los cuatro andenes (ocho vías) de Rodalies.  La estación también conectará con tres líneas de metro (L4, L9 y L10) y una estación de autobuses interurbanos.

Como gran novedad, las vías del AVE dispondrán en un extremo de la estación de una zona de servicios y mantenimiento donde se limpiarán los trenes, se les cargará el cátering y se cambiarán los anclajes de los asientos en función del destino. En Sants, por ejemplo, estos trabajos de mantenimiento se realizan en el mismo andén por el que suben y bajan los pasajeros, lo que provoca que estos se crucen, por ejemplo, con los carritos del servicio de limpieza de los trenes.

Calendario futuro

Después de que en otras ocasiones se haya incumplido el calendario de las obras, ahora Adif se mantiene hermética a la hora de avanzar cuando podría estar lista la nueva estación. El único plazo que se ha atrevido a adelantar Hermoso es del traslado de las vías de la línea de Rodalies R-1, la de Mataró. a su nueva y definitiva ubicación, dentro de la estructura de hormigón donde tendrá sus andenes. Este traslado se realizaría el verano que viene. Y otros 18 o 20 meses después, se haría lo mismo con los raíles de la R-2, la línea de Granollers. Ambos plazos sumados ya suponen dos años de trabajo y aun quedaría por trasladar las vías del AVE,lo que hace dificil que la estación este lista antes del 2023.

Estos trazados, los de las dos líneas de Rodalies y la del AVE, ya fueron desviados hacia el barrio de La Sagrera, o lado montaña, para dejar espacio libre para poder construir la estación. Una vez acabada la estructura básica de esta, se tienen que volver a cambiar y hacerlas pasar por dentro de la estructura. La cifra de entre cuatro y cinco años podría ser un plazo razonable para la apertura de la estación. "Nosotros no podemos dar ningún plazo –ha añadido el responsable de Adif–. Vamos a ir paso a paso. El primer hito es la línea de Mataró para el año que viene y entre 18 y 20 meses después la de Granollers. En paralelo trabajaremos para ir acotando fechas para acabar la estación".

Temas: Adif Renfe AVE