Ir a contenido

Seguridad ciudadana

Antidisturbios de los Mossos se despliegan en el Port Olímpic

Las Brimo, que ya actúan en La Mina, realizarán controles de seguridad en Sant Martí y Ciutat Vella

Óscar Hernández

Vehículos de los Mossos en el Port Olímpic, este martes.

Vehículos de los Mossos en el Port Olímpic, este martes. / ROBERT RAMOS

Agentes antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, que conforman la llamada Brigada Móvil (Brimo), se desplegarán esta noche en el Port Olímpic y en varios puntos de Ciutat Vella para combatir la ola de de inseguridad que atenaza la ciudad sobre todo después del asesinato de un hombre en el recinto lúdico del litoral urbano el pasado fin de semana. Este es el quinto homicidio que se produce en Barcelona en el mes de julio (en todo el 2018 la ciudad registró 10).

Precisamente, este próximo jueves está prevista una reunión entre los dos cuerpos policiales destinados en la ciudad (Guardia Urbana y Mossos) que fue solicitada por el teniente de alcalde de Seguridad y Prevención, Albert Batlle, y en la que podrían aprobarse nuevas medidas. La reunión es la primera tras la Junta Local de Seguridad que se realizó el mes pasado y donde el conseller de Interior, Miquel Buch, anunció el despliegue de 320 nuevos policias en Barcelona a partir de este otoño.

El despliegue en el Port Olínpic de la Brimo, unidad especializada que tiene su base en el centro Egara de Sabadell, coincide en el tiempo con otro operativo de este cuerpo en el barrio de La Mina donde los antidisturbios controlan los accesos todas las tardes y noches para intentar frenar el tráfico de drogas y su consumo, que causa graves problemas de seguridad en este barrio de Sant Adrià de Besòs.

De Salou y Lloret a Barcelona

Las Brimo realizarán controles de seguridad en el Port Olímpic, pero también en otros puntos de Ciutat Vella. "De hecho, estarán disponibles para desplazarse a cualquier punto de Barcelona o incluso del resto de Catalunya donde surja un problema", han indicado fuentes policiales. Una parte de los efectivos desplegados en Barcelona proceden el contingente que habitualmente se destina a Salou (Tarragonès) y Lloret de Mar (Selva) durante el verano.

Fuentes del Sindicat de Mossos d'Esquadra (SME) han explicado a este diario que ellos ya habían pedido a la Conselleria d'Interior que los agentes de la Brigada Movil no deben ser utilizados en las zonas turísticas como policías de seguridad ciudadana. "Para eso servicios ya existen los Arro, que están destinados a cada región policial", han indicado. Además los agentes de la Brimo deben salir y volver depsués de cada servicio a su base en Sabadell.

"Las Brimo –añaden estas fuentes– son más para cuestiones de orden público como manifestaciones o concentraciones de mucha gente en eventos deportivos, por ejemplo, donde se puede necesitar más fuerza para resolver una situación", han indicado. "Enviarlos a patrullar o vigilar el Port Olímpic es como destinar a un cirujano a hacer de médico de cabecera", añaden.

Plantilla mermada y horas baratas

Otro de los problemas es de dónde salen los efectivos en una plantilla policial mermada por la todavia vigente Operacion Toga, que obliga a tener agentes las 24 horas del día en todas las sedes judiciales por orden del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC). Este operativo ha motivado que hasta agentes de los Tedax (expertos en explosivos) o del GEI (Grup Especial d'Intervenció, similares a los 'geos' de la Policia Nacional) tengan que hacer lo que se denomina "vigilancia estática", han confirmado diferentes fuentes policiales.

El despliegue de las Brimo en el Port Olímpic, que pretende tener un efecto disuasorio en una zona de ocio en la que se disparan los conflictos muchas veces a causa del alcohol, tiene un efecto claramente preventivo. "Cuando la gente ve las luces azules ya se cuida más de liarla. Sobre todo cuando en cero minutos pueden aparecer los agentes", explica un veterano mosso. Con las Brimo y las Arro además en vez de ser solo una pareja de agentes o un binomio, como se dice en el argot policial, actúan siete agentes juntos, más adiestrados para desenvolverse con contundencia.

La falta de policías,  que se denuncia año tras año, se está paliando con horas extras de los agentes. Sin embargo, estas se pagan a solo 12 euros la hora, por debajo del precio de la hora normal, según las fuentes del SME, que critican la falta de efectivos y reclaman que se convoquen más plazas de mossos.