Ir a contenido

EN VALLVIDRERA

Los okupas de La Casa Buenos Aires de Barcelona, condenados al desalojo

Un grupo de jóvenes había ocupado el edificio para evitar su derribo y posterior construcción de un hotel de lujo

Los propietarios del inmueble son la congregación religiosa de los Pares Paüls, que prevendieron la casa a una sociedad inmobiliaria

El Periódico

Fachada de la mansión okupada en Vallvidriera.

Fachada de la mansión okupada en Vallvidriera. / MAITE CRUZ

Este lunes se ha hecho pública la sentencia del juicio penal celebrado el pasado 12 de julio contra los okupas de La Casa Buenos Aires, un edificio modernista pendiente de catalogación patrimonial situado en el barrio barcelonés de Vallvidrera. La sentencia, dictada por la jueza de instrucción número 8, condena a penas de multa y al desalojo inminente de todas las personas que hay instaladas en el inmueble, que un grupo de vecinos jóvenes ocuparon para evitar su derribo, previsto para la posterior construcción de un hotel de lujo, según denuncian los activistas.

Los condenados han manifestado en nota de prensa que esta resolución "vulnera el derecho de defensa de las personas que viven en la casa, que no han sido identificadas ni denunciadas y que no han participado en el proceso judicial". Además, consideran que la sentencia "vulnera los derechos fundamentales de libertad ideológica, de expresión y de manifestación de las personas condenadas".

Los propietarios legales del inmueble son los Pares Paüls, una congregación religiosa que prevendió la casa hace un año por tres millones de euros a London Private Company, una sociedad inmobiliaria que ha pedido una licencia para derribar el edificio y construir en su lugar un hotel de lujo de hasta 150 plazas.

Según los condenados, su instalación en La Casa Buenos Aires ha sido la única manera de detener el permiso de derribo y de poner en marcha las vías necesarias para catalogar el edificio como bien patrimonial. Ahora, han interpuesto un recurso a la Audiencia Provincial pidiendo la absolución de las personas encausadas y la revocación del desalojo de todos los ocupantes. No obstante, estos temen que, antes de que la Audiencia Provincial dicte sentencia firme, la jueza de instrucción acepte un desalojo provisional a petición de la parte acusatoria.

Temas: Okupas