Ir a contenido

LA BATALLA DEL AIRE

Eixample Respira sale otra vez a la calle para exigir "medidas urgentes" contra la contaminación

Miembros de la plataforma vecinal han repartido octavillas entre los conductores en Aragó con Aribau

Luis Benavides

Miembros de Eixample Respira despliegan una pancarta contra la contaminación en la calle de Aragó, esta tarde

Miembros de Eixample Respira despliegan una pancarta contra la contaminación en la calle de Aragó, esta tarde / SERGI CONESA

Al grito de “queremos respirar” medio centenar de personas -algunas con mascarillas- se han concentrado en el cruce entre las calles de Aragó y Aribau esta tarde exigiendo al ayuntamiento “medidas urgentes” para luchar contra la contaminación en la ciudad de Barcelona. El acto, impulsado por la plataforma vecinal Eixample Respira, se replicará en los próximos meses en otros puntos del distrito. El objetivo es visibilizar su lucha y, sobre todo, concienciar a los conductores y demás vecinos con el reparto de unos folletos en los que explican de manera sucinta y clara los efectos letales de la mala calidad del aire en la salud de las personas.

Durante media hora, en lugar de cortar el tráfico, los miembros de la plataforma han aprovechado  cuando se ponía en rojo el semáforo para desplegar una pancarta en la que se podía leer “menos coches, más salud” y repartir esas octavillas entre los conductores. “No queremos generar crispación. Solo somos unos vecinos preocupados por el aire que respiramos”, ha explicado uno de los impulsores de la plataforma, Guille López, quien recuerda que numerosos expertos han establecido que hace falta reducir en un 30% el tráfico de la ciudad para cumplir los niveles de calidad del aire marcados por Europa, y una reducción del 50% para alcanzar los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Tenemos la impresión que la Zona de Bajas Emisiones que entra en vigor el 1 de enero del próximo año, que vetará la entrada a la ciudad de unos 50.000 vehículos, los que no tienen etiqueta, no será suficiente. Si miras la letra pequeña, hasta el 2024 no se ampliará el número de vehículos vetados”, subraya López.

La plataforma, que se autodefine como transversal y apartidista, no quiere entrar a valorar medidas como el peaje urbano porque, aseguran, “no les corresponde a los vecinos poner soluciones”. Por este mismo motivo, prefieren mantenerse al margen de las mesas de trabajo del consistorio y de otros entes como el AMB. “No somos expertos. Nos da igual la manera para alcanzarlos. Queremos ver resultados”, aclara el portavoz de la plataforma, constituida el pasado mes de mayo y con unas 40 personas en el grupo de coordinación.

Su primera acción de protesta tuvo lugar a finales de junio en la avenida de Roma con Urgell. Escogieron ese punto porque allí hay una de las estaciones que mide la calidad del aire y se están incumpliendo los niveles fijados por Europa sistemáticamente desde el 2010. Y han optado por concentrarse en Aragón para este segundo 'asalto' como ejemplo paradigmático de “autopista urbana”. Por esta vía de seis carriles pasan de media unos 85.000 vehículos diarios, según la plataforma. “Todos estamos alineados en el diagnóstico, sabemos que cada año mueren personas por la contaminación en Barcelona, que tiene efectos muy nocivos en el desarrollo cognitivo de los más pequeños, pero falta voluntad política para implementar las medidas necesarias. Europa está apretando desde arriba y la ciudadanía desde abajo”, explica López, quien hace suyos los números del ISGlobal cuando estimaba que mejorando la calidad del aire en la ciudad dejarían de producirse uno de cada tres ictus, dos de cada 10 infartos de miocardio y dos de 10 cánceres de pulmón.