Ir a contenido

SERVICIO A LAS PERSONAS

Barcelona dispara la atención a familias con menores solicitantes de asilo

El 80% de los niños que entran en el SAIER pertenecen a clanes que buscan protección internacional

El ayuntamiento abre en septiembre una cuarta oficina para la primera acogida a refugiados y migrantes

Carlos Márquez Daniel

Una familia de venezolanos, tras informarse en el SAIER, en mayo. 

Una familia de venezolanos, tras informarse en el SAIER, en mayo.  / ANGEL GARCÍA

Se repiten los argumentos y las necesidades; también las dudas y los miedos. Pero cada persona, cada familia que cruza esa puerta trae una historia singular y única que, en definitiva, habla de nuevas oportunidades. El Servicio de Atención a Inmigrantes, Emigrantes y Refugiados (SAIER) de Barcelona acaba de cumplir 30 años y es, además de una oficina que ofrece la primera acogida a los recién llegados, un reflejo de la delicada situación por la que atraviesa la sociedad. Como espejo del mundo, en los últimos tiempos está registrando un inquietante aumento de la llegada de familias con hijos que solicitan asilo. Los menores atendidos han crecido un 50% en lo que llevamos de año, y cerca del 80% de todos ellos se presentaron ante el mostrador con sus padres para pedir protección internacional

Marc Serra, nuevo concejal de Derechos de Ciudadanía e Inmigración, ha presentado este viernes los últimos datos operativos de este servicio dirigido por Ramon Sanahuja. Pero al margen de los datos, ha anunciado que el SAIER abrirá un cuarto equipamiento en septiembre en el número 141 de la calle de Tarragona, muy cerca del que ya está abierto en la plaza de Espanya. Tras una inversión de 500.000 euros, el Ayuntamiento de Barcelona dedicará la oficina, en la que trabajarán 16 personas, al primer filtro, esto es, a informar y derivar en función de la demanda de cada interesado. También, y a la vista de que cada vez hay más menores implicados en el proceso, se añadirá una pequeña sala para que puedan estar distraídos mientras sus padres intentan orientar el futuro del clan

Prosperar o escapar

En lo que llevamos de año, el SAIER ha atendido a un 50% más de menores que el año pasado, un total de 1.304. Cerca del 80% de todos ellos eran miembros de familias solicitantes de asilo, un trámite que no puede gestionar el consistorio pero del que sí puede ofrecer todo tipo de información, incluida la menos agradable, esa realidad que dice que el 75% de los solicitantes de refugio no consiguen el estatus por parte del Estado. Que padres e hijos juntos tiene una explicación lógica: el inmigrante viene solo para allanar el camino, prosperar e intentar, si todo va bien, que el resto del clan venga lo antes posible; mientras que el asilado no decide cuándo y cómo se va, sino que le empujan las circunstancias trágicas de su país, sobre todo Honduras, Ucrania y Georgia.   

Entre todos esos atendidos, aunque ya han superado la mayoría de edad, se cuentan muchos menores no acompañados que en el pasado fueron tutelados por la Generalitat. Aunque la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) intenta que todos abandonen el paraguas público con los trámites de regularización iniciados, lo cierto es que el SAIER suele recibirles de manera recurrente y sin un solo documento tramitado. "A veces han perdido los papeles, pero en muchas ocasiones, simplemente no los tienen", ha detallado Sanahuja.

Exclusividad estatal 

El director del SAIER ha explicado que el servicio cobija a diario a una media de 133 personas, lo que requiere de una inversión anual de 2,2 millones de euros, cifra que en el 2013 era de 80.000 euros y que dio el salto en el 2017, al pasar de 809.000 a 1,8 millones de euros. A estas plazas hay que añadir las 90 del programa municipal Nausica, de atención a las personas solicitantes de asilo que han quedado fuera del paraguas estatal. Serra ha recordado que las competencias en asilo son una exclusividad del Estado, pero ha reclamado, como ya hiciera su antecesor, Jaume Asens, "más medios para que las ciudades puedan acometer la acogida". "En el 2011 se quitaron de los presupuestos los 200 millones anuales destinados a los municipios y es necesario recuperarlos", ha reclamado. 

En el total anual, el SAIER ha atendido a 12.332 personas y la previsión es que el año se cierre con 21.301, un 9,7% más. El porcentaje de solicitantes de refugio ha crecido de manera exponencial con el paso de los años, desde el 20% del 2015 hasta el 53% del presente año.