28 mar 2020

Ir a contenido

Nuevos cargos

Ada Colau, proclamada otra vez presidenta del Área Metropolitana de Barcelona

Comuns, PSC, ERC y JxCat compartirán gobierno metropolitano

Luis Benavides

Ada Colau, en la presentación del acuerdo de Gobierno de Barcelona.

Ada Colau, en la presentación del acuerdo de Gobierno de Barcelona. / CAPTURA DE VÍDEO

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha sido este jueves elegida de nuevo presidenta del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), con 76 votos a favor y ocho en blanco en el pleno de constitución del Consell Metropolità.

Ha sido reelegida --la presidencia siempre ha recaído hasta ahora en el alcalde de la capital catalana, si bien no es automático-- después de que se haya cerrado un acuerdo de gobierno con hasta 45 puntos con los grupos metropolitanos de PSC-CP, En Comú Guanyem (ECG), ERC-AM y JxCat.

En su primer discurso tras la reelección, Colau ha denunciado la "anomalía" que supone que el concejal de Barcelona Quim Forn, encarcelado por el 'procés', no haya podido acudir a tomar posesión de su cargo como consejero del AMB. La presidenta del ente metropolitano ha asegurado que contactará con sus abogados y con JxCat para "hacerles llegar la protesta" e "intentar subsanar" la que ha considerado una vulneración de derechos civiles y políticos. "(Forn) ha sido votado por miles de ciudadanos y no ha sido suspendido por ningún tribunal; el mismo tribunal le permitió tomar posesión del cargo de concejal del ayuntamiento de Barcelona y por tanto no se explica que en este caso no se le deje tomar posesión de su cargo como consejero metropolitano", ha añadido Colau. Ya en clave metropolitana, la presidenta del AMB ha dicho que se ha hecho mucho trabajo durante el anterior mandato pero "quiere hacer más", que se debe a los más de tres millones de habitantes de la gran Barcelona. 

La metrópolis de Barcelona seguirá luchando contra la contaminación, pero no por las posibles multas de Europa sino porque "los datos son preocupantes", ha puntualizado Colau, partidaria de aumentar las restricciones al tráfico (en una alusión clara a medidas como el controvertido peaje urbano) y "fortalecer las alternativas", principalmente el transporte público pero también la bicicleta y otros modos de transporte sostenible.

El representante de JxCat, Iside Serra, alcalde de Sant Climent de Llobregat y escogido uno de los 10 vicepresidentes del AMB, también ha comenzado su parlamento tras la reelección de Colau con unas palabras para Forn. La silla vacía que ha dejado el neoconvergente esta mañana en el consejo, "privado de libertad por sus ideales", ha dicho Serra, es una "verguenza" para todos aquellos "que se sienten demócratas". En la misma línea, Jordi Borràs, representante de ERC-AM y también vicepresidente del organismo, ha lamentado la ausencia de Forn y ha reclamando que él y los demás presos  puedan volver a la actividad política. Respecto al acuerdo a cuatro bandas, el alcalde de El Papiol espera que este "gobierno plural y representantivo" revierta en unas "mejores políticas para los habitantes del área metropolitana". Para eso, ha añadido, será necesario "mucho diálogo" y poner el bien común "por delante las siglas y los partidos".   

La alcaldesa de Montcada i Reixac, Laura Campos, como portavoz del grupo En Comú Guanyem, también se ha referido a Forn y ha hecho un ejercicio de autocrítica al reconocer que en el anterior mandato se avanzó en la lucha para combatir la crisis y la especulación pero "no con toda la efectividad que querrían". En ese sentido, puso el foco en el Eix Besòs, y recordó que en allí se concentrán altos niveles de pobreza y fragilidad: 16 de los 25 barrios más vulnerables del área metropolitana están situados en este ámbito, ha subrayado.

Mano tendida al resto de partidos

En su intervención, el portavoz del grupo municipal PSC-CP, Josep Perpinyà, alcalde de Sant Just Desvern, ha tendido la mano a los partidos que no forman parte del gobierno metropolitano, con los que el partido socialista espera diseñar acuerdos pensando en mejorar "la calidad de vida de las personas". 

Manuel Valls, por su parte, al frente de Barcelona pel Canvi, que han votado en blanco, se ha mostrado dispuesto a colaborar. "Nos comprometemos a ser exigentes, pero también propositivos", ha dicho el excandidato independiente de Ciudadanos, quien ha pedido al ente una mayor implicación en materias como el turismo y la seguridad, a las que "no se ha dedicado un gran esfuerzo a escala metropolitana". Respecto a la contaminación y el cambio climático, Valls ha pedido "soluciones contundentes y rápidas" sobre todo en marteria de movilidad, recordando el potencial de una herramienta como la T-Mobilitat. El AMB no puede ser una "institución refugio o para hacer experimentos", ha añadido Valls.

El portavoz del Partido Popular en el ente, Miguel Jurado, que coge el relevo a Alberto Fernández Díaz, también ha querido mostrar un "espíritu claro de colaboración", si bien ha prometido un control férreo de todas las acciones del AMB. "Donde no hay control, hay relajación", ha asegurado. 

Más beligerante ha sido la representante de Ciutadans en el consejo metropolitano, Maria Magdalena Barceló Verea, quien ha rechazado tajantemente que exista algún tipo de "anomalía democrática" y también ha lamentado que el nuevo gobierno del AMB se apoye en "populistas y nacionalistas". "No podemos darle nuestro apoyo", ha añadido, para después ofrecerse a buscar "soluciones útiles a los problemas reales" de la ciudadanía. 

Administración 'transversal'

El plenario del Consejo Metropolitano, formado por 90 miembros, está constituido por 43 consejeros socialistas, 16 comunes, 15 republicanos, 8 de JxCat, dos de Ciudadanos, dos de Barcelona pel Canvi, uno del PPC y otro para cada uno de los grupos de Guanyem Badalona en Comú, Ara Decidim Ripollet y CAT Torrelles.

El AMB comprende 36 municipios con alrededor de 3,2 millones de habitantes -más del 40 % de la población de Cataluña- y concentra la mitad del PIB de todo el territorio.